Los ecologistas que persiguen a los balleneros japoneses en aguas de la Antártida interceptaron a un carguero y cortaron el suministro de gasóleo a los arponeros a bordo de su barco de asalto ornamentado con la imagen del famoso lagarto radiactivo.

Una embarcación de la organización conservacionista Sea Shepherd localizó hace varias noches al buque nipón Nisshin Maru, al que por fin logró alcanzar tras recorrer durante 26 días más de 4.000 millas náuticas (7.400 kilómetros) en el Mar de Ross.

En la retaguardia

Los activistas encontraron al navío japonés con mini-radares colocados en globos aerostáticos, y en cuanto hallaron su posición, “Godzilla” los enfrentó, según el capitán del barco “Steve Irwin”, Paul Watson.

Watson explicó que ahora se han situado en la retaguardia de la flota nipona, impidiendo a los arponeros trasladar a otros cargueros los cetáceos que capturan, mientras la carrera les obliga a gastar más combustible del habitual.

Enfrentamientos constantes

El último enfrentamiento ocurrió a fin de año, cuando los arponeros dispararon con cañones de agua a los activistas que les habían bloqueado el paso, y los ecologistas respondieron lanzándoles bombas fétidas. Sea Shepherd sabotea desde hace años en aguas de la Antártida a los balleneros nipones, autorizados a cazar una cuota anual de ballenas para estudiarlas con “fines científicos” aprobado por Tokio.

La Comisión Ballenera Internacional condena la actividad de los pesqueros nipones, pero Japón lo ignora y además exige que se levante la moratoria vigente para permitir capturas de cetáceos a pequeña escala.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.