El gobierno de Sierra Leona, África Occidental, vendió 1 km2 de playa y una selva tropical protegida a China para construir un puerto pesquero. Se trata de un acuerdo de $55 millones que ha sido criticado por conservacionistas y grupos de derechos que afirman que la medida afectará a la población local, empañará especies en peligro de extinción y causará daños irreversibles al planeta.

Todo comenzó con rumores sobre una planta de harina de pescado china dando vueltas en las redes sociales, informa The Guardian. Luego, se confirmó que se construiría una instalación a lo largo de la costa de Black Johnson que permitiría una «pesca más grande» y un movimiento hacia el mercado internacional.

Construcción en un área sensible

El sitio propuesto se encuentra junto al Parque Nacional de la Península del Área Occidental, que alberga animales raros y especies en peligro de extinción. Además, el Ministerio de Pesca de Sierra Leona confirmó que el tramo de playa era el lugar «más adecuado» para la construcción.

Como resultado, una serie de grupos ambientalistas escribieron sus frustraciones con el gobierno. Según The Guardian, están exigiendo estudios y evaluaciones sobre el impacto social y ecológico. Sin embargo, el ministerio dijo que ofrecería un paquete de financiamiento a los terratenientes afectados en la región. Pero los terratenientes quieren que se cancele el trato.

Greenpeace África deploró los planes y escribió en Twitter: «Permitir más actividades extractivas en esta región solo empeorará la situación». La organización dice que la comunidad pesquera del país ya está experimentando los efectos de la degradación ambiental como resultado de la crisis climática.

Acuerdo desastroso

Además, uno de los terratenientes de Black Johnson lo calificó de «desastroso» tanto para el país como para el planeta. Se teme que el puerto saqueará las poblaciones de peces, contaminará la vida marina y destruirá la pintoresca selva tropical. Además, la costa se conoce como Whale Bay porque allí se ven muchos delfines y ballenas. Los terrenos destinados al puerto son también caldo de cultivo para diversas especies de peces.

Para ayudar a salvar la playa, los activistas lanzaron un crowdfunding para recaudar los honorarios legales para una revisión judicial. Además, califican el acuerdo de «corrupto» y piden que se detenga de inmediato. Pondrá en peligro la seguridad alimentaria de toda la nación, dicen, y es un «problema internacional».

Puedes ayudar a salvar la playa de Black Johnson aquí:

https://www.crowdfunder.co.uk/SAVE-BLACK-JOHNSON-BEACH

Fuente: https://plantbasednews.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.