El gobierno de Islas Feroe dijo este jueves que revisaría las regulaciones que rigen su tradición centenaria de cazar delfines después de que las crudas imágenes y videos de su última matanza provocaran una protesta global. Más de 1.400 delfines de lados blancos del Atlántico fueron conducidos a aguas poco profundas por botes y motos de agua para ser asesinados en una playa el pasado domingo, dijo el grupo ecologista Sea Shepherd Conservation Society.

La organización con sede en Estados Unidos publicó imágenes que mostraban a personas enrojeciendo el agua mientras cortaban a algunos delfines con cuchillos. Describió la caza como «brutal». Las Islas Feroe han defendido su tradición, conocida como la rutina (Grindadrap), que consiste en acorralar grupos de delfines o ballenas y sacrificarlos en las playas durante décadas.

Consideran que esta tradición “es sostenible”

Pero el gobierno del archipiélago del Atlántico Norte dijo en un comunicado que la última captura había sido «extraordinaria» debido al tamaño de la manada y que analizaría las regulaciones en torno a la práctica.

«Nos tomamos este asunto muy en serio. Aunque estas cacerías se consideran sostenibles, analizaremos de cerca la matanza de delfines y el papel que debería desempeñar en la sociedad de las Islas Feroe», dijo el primer ministro Bárdur á Steig Nielsen.

La carne de la caza se reparte tradicionalmente entre los isleños. La captura del domingo fue un récord, dijo el gobierno. “En promedio, cada año se capturan alrededor de 250 delfines y 600 calderones en aguas de las Islas Feroe”, agregó.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.