Durante las dos olas de calor que azotaron a Francia el pasado verano perdieron la vida mil 435 personas más que el promedio de fallecidos en la etapa, señaló esta semana la ministra de Salud, Agnes Buzyn, En declaraciones a la prensa, la funcionaria precisó que 567 de los fallecimientos se produjeron en el contexto de la primera subida de temperatura, a finales de junio, y 868 de la segunda, que afectó al país menos de un mes después.

Buzyn resaltó que estas olas de calor fueron mucho menos mortales que la de 2003, cuando murieron 15 mil seres humanos por encima de las estadísticas promedio, una manera de presentar el tema de las víctimas fatales, a partir del argumento de que no siempre es posible atribuir una muerte a las altas temperaturas.

La prevención salva vidas

La prevención es la clave para el mejor resultado, ya que la población fue capaz de captar el mensaje, estimó al recordar que hace 16 años la ola de calor duro 20 días, mientras en 2019 las dos sumaron 18, pero impactaron a 20 millones de hombres, mujeres y niños.

Según la ministra, la mitad de los decesos se produjeron en casos de personas mayores de 75 años.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.