La organización sin ánimo de lucro My Shelter Foundation adelanta en Filipinas una estrategia que busca generar soluciones innovadoras para hacer frente al cambio climático mundial mediante el uso de herramientas reciclables, de bajo costo y resistentes a las inclemencias del tiempo.

La nueva estrategia verde de la organización está enfocada en construir con botellas de plástico reciclables las paredes de las escuelas de diferentes centros educativos del país asiático.

Esta iniciativa se suma a la presentada hace unos meses en el Cumbre Mundial sobre el clima en Durban, Sudáfrica, donde con una botella plástica y agua con cloro se hace un “bombillo” que evita el uso de la energía eléctrica durante el día.


Solución al alcance de la mano

“Lo que antes era un problema en el ambiente ahora es parte de una solución”, destacó Illac Diaz de My Shelter Foundation, quien está al frente de una campaña para construir la primera escuela de Asia hecha con botellas de vidrio y plástico reciclado. El arquitecto Zigfrido Abella dijo que las escuelas de botellas de My Shelter Foundation están resultando innovadoras en materia de construcción sustentable. “Las escuelas de botellas abordan muchos de los problemas que enfrentamos actualmente: en lo ambiental, en lo económico y en lo social”, señaló.

Para sus escuelas de botellas, la fundación se inspiró en las iglesias y edificios de adobe de estilo español que incorporaron botellas de vidrio en Turquía y México, y que han soportado con éxito el paso del tiempo. “Licuamos el adobe y lo colocamos dentro de las botellas, que sirven como moldes o ‘bloques de construcción’ para la escuelas”, dijo Diaz a IPS dentro de un aula en San Pablo, al sur de Manila.

5.000 botellas por aula

La construcción de un aula se lleva unas 5.000 botellas. Cuando el salón está terminado, sus constructores efectúan pequeños hoyos por los que insertan cañerías de policloruro de vinilo (PVC) entre los muros hechos con ladrillos de botellas, lo que sirve como respiradero. Esto reduce la necesidad de ventiladores eléctricos en el interior del recinto.

Grandes ventanas en dos paredes, vigas sobre la entrada y paneles que rodean un amplio portal hecho de botellas de vidrio translúcido maximizan el uso de la luz natural. Tablas hechas de fibra de bambú, hojas de maíz y cáscaras de arroz, que según Diaz se obtienen localmente, constituyen la pared que separa dos aulas. 



Al convertirse en ladrillos, estas botellas de plástico hechas de resinas sintéticas llamadas tereftalato de polietileno (PET), son muy estables, dijo Diaz. Abella dijo que estas botellas de PET, que fueron sometidas a pruebas por estudiantes de ingeniería, resultaron “incluso más fuertes que los bloques huecos convencionales, muy duraderas, flexibles y fácilmente adaptables a los métodos convencionales de construcción”.

Modelo a seguir

En cuanto a los materiales utilizados, Seminano agregó que las botellas de plástico son muy fáciles de conseguir. “En vez de tirar las viejas, les damos un mejor uso a través de estas escuelas”, dijo. “Las botellas de plástico están en todas partes”, coincidió Abella. “Si se da la capacitación adecuada, la construcción con botellas de plástico definitivamente puede replicarse en cualquier parte del mundo”, agregó.

Terminar la primera de las ocho aulas planeadas llevó aproximadamente un mes. Las estructuras de concreto y acero para las siete clases restantes ya están en pie, mientras Diaz intenta reunir otras 35.000 botellas que necesita para la construcción y que donan varias corporaciones e individuos. My Shelter Foundation espera finalizar la escuela a tiempo para el inicio de las clases en junio.

Fuente: Diario El Espectador, Reuters, Caracol, http://ipsnoticias.net, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.