[dropcap]S[/dropcap]uperar la visión conservadora de la resolución de conflictos, basada en la mediación, negociación de intereses, diálogo intersectorial y búsqueda de consensos en el corto plazo, inspiró al Grupo Confluencias a poner en marcha una comunidad de aprendizaje sobre transformación de conflictos socioambientales en los países de Latinoamérica.

El proyecto es coordinado por la investigadora del Centro de Antropología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Iokiñe Rodríguez; y la consultora independiente de Argentina, María Juliana Robledo.

 photo FotoCortesi3010aIVIC-2.jpg

A juicio de Rodríguez, la técnica de resolución de conflictos dificulta llegar al fondo del problema, haciéndolo recurrente y crítico. “Con la transformación se trabaja en la creación de condiciones para el diálogo a fin de equilibrar las asimetrías surgidas como consecuencia de la falta de participación, invisibilización de saberes ancestrales, exclusión en la toma de decisiones o múltiples formas de valoración del ambiente” dijo.

La diferencia entre transformación y resolución de conflictos radica en que la primera fomenta procesos de cambio hacia condiciones de equidad, justicia y gobernanza respecto a la conservación, uso y gestión de los recursos naturales y territorios. Mientras que la segunda solo busca controlar o eliminar situaciones indeseables generadoras de enfrentamientos sin analizar sus causas y raíces, la mayoría de las cuales suelen ser muy profundas y complejas de afrontar desde el enfoque tradicional.

Entre las actividades humanas propiciadoras de conflictos socioambientales en la región se encuentran la industria minera y petrolera, uso de tierras indígenas por múltiples actores, demandas de energía en zonas urbanas y nuevas políticas de acceso al agua.

 photo Logodelcolectivo.jpg

Después de la coyuntura

La docente e investigadora de la Universidad NUR de Bolivia, Mirna Inturias, reconoció que la temática de transformación de conflictos constituye un desafío intelectual y personal, pues se trata de “una forma distinta de ver las cosas más allá de la intervención en crisis. Implica cambiar estructuras, comportamientos, maneras de entender al otro como distinto pero considerando que se puede hacer algo juntos” dijo.

Para el director de Gestión Técnica de la Fundación Futuro Latinoamericano de Ecuador, Volker Frank, el conflicto representa una salida para transformar la realidad. “Tenemos diferentes problemas y creo que una motivación para trabajar en ello es disminuir la escalada de violencia en nuestros países” indicó.

La abogada y experta en mediación de Argentina, Graciela Tapia, precisó que la transformación de conflictos persigue “estructuras más justas, sustentables y democráticas. El conflicto duele y si no hacemos algo al respecto el mundo nos va a desbastar como especie” enfatizó.

En la última reunión del Grupo Confluencias, efectuada en el estado Vargas, se evaluaron los avances del proyecto en materia de construcción colectiva de los parámetros de análisis contextuales y conceptuales y formulación de indicadores de transformación de conflictos socioambientales.

[quote]“Allá tuvimos la oportunidad de compartir los avances iniciales de ese marco metodológico y conceptual. Al ser una comunidad de aprendizaje, nos interesa ponernos a prueba nosotros mismos para ver hasta qué punto estamos haciendo una verdadera transformación desde nuestros ámbitos. Luego lo aplicaremos a nuestros casos” informó la investigadora del Ivic, Iokiñe Rodríguez.[/quote]

Construcción de una carretera en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure (Tipnis) en Bolivia, acciones de interculturalidad en el Parque Nacional Canaima de Venezuela, nuevas alternativas energéticas en Chile debido a la instalación de una represa; interacción pueblo-minería en Argentina, Ecuador y Guatemala; y Programa Integrado Trinacional de El Gran Chaco (Argentina-Bolivia-Paraguay) son algunos de los casos objeto de estudio de la comunidad de aprendizaje, la cual aspira presentar productos finales para el año 2016.

El Grupo Confluencias nació en Ecuador en 2006 como un colectivo de reflexión y acción integrado por Rolain Borel (Costa Rica), Hernan Correa (Colombia), Carlos Alberto Sarti (Guatemala); Juan Dumas, Graciela Tapia, Pablo Lumerman Sirote, María Juliana Robledo y Nicolás Lucas (Argentina); Antonio Bernales Alvarado (Perú), Mirna Inturias (Bolivia), Volker Frank (Ecuador), Iokiñe Rodríguez (Venezuela); y Jesvana Pollicardo y Diego Luna Quevedo (Chile). Para contactarlos, visite la página en www.facebook.com/GrupoConfluencias.

Fuente: Vanessa Ortiz Piñango / Prensa IVIC / [email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.