El Ártico muestra las primeras evidencias de un cambio climático peligroso ya que la velocidad del calentamiento supera a la de adaptación natural de los ecosistemas, señala un estudio divulgado en la revista Nature Climate Change.

Los especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España indicaron además que las comunidades esquimales ven como peligra su seguridad, salud y actividades culturales tradicionales.

Perdiendo tiempo

“Nos enfrentamos a la primera evidencia clara de un cambio climático peligroso y, sin embargo, parte de los científicos y los medios de comunicación están sumidos en un debate semántico sobre si el hielo oceánico del Ártico ha alcanzado o no un umbral de inflexión”, señala el investigador del CSIC Carlos Duarte, autor del artículo. “Sin embargo, esto distrae la atención y necesidad de desarrollar indicadores que alerten de la proximidad de futuros cambios abruptos, así como de la formulación de políticas para evitarlos”, aseveró.

Los umbrales de inflexión o “tipping points” se definen como puntos críticos dentro de un sistema cuyo estado futuro puede verse alterado cualitativamente por pequeñas perturbaciones. Por otro lado, se denominan elementos de inflexión o “tipping elements” a aquellos componentes del sistema Tierra que pueden mostrar puntos de inflexión.

Según los científicos, el Ártico presenta la mayor concentración de elementos de inflexión potenciales del planeta, entre ellos el hielo oceánico, la placa de hielo de Groenlandia, las regiones de formación de aguas profundas del Atlántico Norte, los bosques boreales, las comunidades de plancton, el permafrost y los hidratos de metano marinos.


Cambios abruptos

En otro trabajo publicado en el último número de la revista AMBIO, Duarte y otros investigadores del CSIC detallan los elementos de inflexión presentes en el Ártico y aportan evidencias de que muchos de ellos han entrado ya en una dinámica de cambio que puede llegar a ser abrupto en la mayoría de los casos. Según el estudio, es posible observar numerosos elementos de inflexión que impactarían en el sistema climático global de ser perturbados.

Los científicos creen que cerca del 40% de las emisiones de metano de origen humano podrían ser mitigadas a un coste cero o con un beneficio económico neto. “A largo plazo, restringir las emisiones acumulativas de dióxido de carbono es esencial para reducir elementos de inflexión como la placa de hielo de Groenlandia”, sentencian.

En este trabajo aportamos datos que revelan un problema ya en marcha, e identificamos cuáles son los umbrales de cambio climático que podrían acelerar el problema a nivel mundial. La propia reacción humana al cambio climático en el Ártico, dominada por un aumento de actividades como el transporte, la navegación y la explotación de recursos contribuye a acelerar lo que ya está sucediendo, manifestó el investigador.

Fuente: EFE, Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.