Cerca de treinta estudiantes desnudos corrieron la tradicional carrera navideña por la Universidad de Filipinas, mientras repartían rosas, para llamar la atención sobre la contaminación de los ríos del archipiélago asiático.

Los corredores, cubiertos solo con pasamontañas y máscaras de colores, se abrieron paso a duras penas entre la bulliciosa e histérica multitud, formada por cientos de personas, que se congregó en la escalinata del edificio Palma del recinto universitario.

Preocupados por la contaminación

Dos de los participantes alzaban pancartas que alertaban de la suciedad que mata a los ríos filipinos y el resto repartía rosas entre las jóvenes espectadoras que dejaban escapar chillidos de histeria ante el espectáculo.

La carrera que cuenta con más de 3 décadas de tradición se realiza en apoyo a causas políticas pero este año señalan los estudiantes que la llevan a cabo para salvar los ríos filipinos. «Nos preocupa mucho la contaminación y el cambio climático. Estamos contentos de que se haya convertido en un ritual anual que congrega a estudiantes de todo Manila».

Sólo los hombres tienen derecho a participar, aunque hace cinco años dos mujeres extranjeras burlaron los controles de la organización y se incorporaron sin ropa a la carrera por el campus para reivindicar la igualdad de sexos.

Durante la hora previa a la peculiar iniciativa, los organizadores y los músicos invitados lanzaron proclamas ecológicas desde un estrado para recalcar el propósito del ritual, conscientes de que muchos de los asistentes acudieron llamados por la curiosidad.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.