Una vez considerado loco por los aldeanos, el guerrero ecológico indonesio Sadiman ha vuelto verdes colinas yermas después de 24 años de esfuerzo, haciendo que los recursos hídricos estén disponibles en la región montañosa propensa a la sequía donde vive.

Cariñosamente llamado “mbah” o “abuelo”, el hombre de 69 años ha trabajado sin descanso para plantar árboles en las colinas de Java central después de que los incendios para despejar la tierra para el cultivo casi secaran sus ríos y lagos.

Auténtico héroe de su comunidad

“Pensé para mí mismo, si no planto árboles de higuera, esta área se secaría. En mi experiencia, los árboles de higuera y ficus pueden almacenar mucha agua”, dijo Sadiman, con su sombrero de guardabosques y su camisa de safari.

Las raíces largas y extendidas de al menos 11.000 banianos y ficus que Sadiman ha plantado en más de 250 hectáreas, ayudan a retener las aguas subterráneas y prevenir la erosión de la tierra. Gracias a su esfuerzo, se han formado manantiales donde una vez hubo tierra yerma y árida, el agua se canaliza hacia las casas y se usa para regar las granjas.

Sin embargo, al principio, pocos vecinos apreciaron su trabajo. “La gente se burló de mí por traer semillas de banianos a la aldea, porque se sentían incómodos porque creían que había espíritus en estos árboles”, agregó Sadiman.

Aumento del número de cosechas

“Algunos incluso pensaron que estaba loco porque intercambiaba árboles jóvenes por las cabras que criaba”, dijo un aldeano de nombre Warto. “En el pasado, la gente pensaba que estaba loco, pero mire el resultado ahora. Él puede proporcionar agua potable para satisfacer las necesidades de la gente en varias aldeas”, agregó.

Sadiman también financia su trabajo a través de un vivero de plantas que vende o intercambia. La falta de lluvia en el área donde plantó árboles alguna vez había limitado a los agricultores a una sola cosecha al año, pero ahora, las abundantes fuentes de agua aseguran dos o tres, dijo.

“Espero que la gente de aquí pueda tener una vida próspera y feliz. Y no quemen el bosque una y otra vez”, concluyó Sadiman, con algo de tristeza en los ojos.

Fuente: https://www.reuters.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.