Los Schurmann de Brasil, la primera familia latinoamericana en dar la vuelta al mundo en un velero, zarpó el pasado 29 de agosto en un viaje de dos años para documentar el problema de la basura marina y fomentar soluciones a este desafío en aguas internacionales.

La iniciativa, denominada Voice of the Oceans (Voz de los Océanos), apoyada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) como parte de la campaña Mares Limpios, creará conciencia sobre la contaminación por plásticos y microplásticos, e involucrará a gobiernos y al público en cada parada, desde el sur de Brasil hasta Nueva York, el Caribe o Nueva Zelanda.

Búsqueda de soluciones

«Estamos muy emocionados. Después de posponer nuestros planes debido a la pandemia, la expedición finalmente saldrá al mundo. Creemos en el poder de las personas para unirse, encontrar soluciones y crear un impacto profundo y significativo”, dijo David Schurmann, director ejecutivo de Voice of the Oceans.

“Esta expedición es una oportunidad única para generar una mayor conciencia sobre el estado de los plásticos y microplásticos que están asfixiando nuestros cuerpos de agua desde la fuente hasta el mar, y para involucrar a los gobiernos y ciudadanos en la búsqueda de soluciones”, dijo Leticia Carvalho, coordinadora de la subdivisión de Agua Dulce y Océanos del PNUMA.

“Las discusiones y acciones para abordar la basura marina están ganando impulso a nivel nacional y mundial. Los gobiernos se unirán para decidir cómo trabajar colectivamente con el fin de cambiar nuestro rumbo en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en 2022. El viaje de los Schurmann captará la atención del público e inspirará acciones muy necesarias, tanto a lo largo de la ruta de la expedición como más allá», añadió Carvalho.

Viaje de 2 años

Se estima que hay 51 billones de partículas microplásticas en los mares de todo el mundo. Cada año, al menos 11 millones de toneladas de plástico ingresan a nuestros oceános, el equivalente a la descarga de un camión de basura cada minuto. Solo en América Latina y el Caribe se producen 17.000 toneladas diarias de desechos plásticos y en promedio menos del 10% de los residuos se reciclan.

Voice of the Oceans, a bordo del velero Kat, navegará por el litoral brasileño hasta diciembre, cuando se dirigirá a las islas del Caribe, la costa atlántica de Estados Unidos y el archipiélago de las Bermudas. En abril, regresará al Caribe para cruzar el Canal de Panamá, rumbo a las Islas Galápagos, luego de lo cual los Schurmann navegarán hacia el Océano Pacífico Sur, finalizando el viaje en Nueva Zelanda. La ruta también incluye escalas en los famosos “giros” del Pacífico, donde los desechos plásticos son reunidos por las corrientes marinas y se forman enormes islas de basura.

La expedición también será una plataforma para que científicos y ONG se embarquen con la familia Schurmann y lleven a cabo investigaciones «in loco» en ecosistemas marinos. Esta ala científica de la iniciativa también cuenta con la participación de un consejo asesor científico, integrado por 14 reconocidos científicos brasileños y extranjeros.

Malas experiencias con la basura marina

Finalmente, la expedición identificará y seleccionará emprendimientos disruptivos que tengan soluciones innovadoras y alternativas a los plásticos, micro y nano plásticos, y realizará un programa educativo para generar impacto y transformación social. “El primer paso de la expedición durará dos años. Luego nos reuniremos y decidiremos el enfoque de la segunda etapa, llegar a otros continentes y regresar a Brasil, sumando hasta seis años”, dice David Schurmann.

La familia Schurmann fue la primera familia latinoamericana en dar la vuelta al mundo en un velero, un logro que han completado un total de tres veces en 37 años llenos de historias, aventuras y expediciones marinas. En 1998, durante su segunda expedición alrededor del mundo, anclaron en la isla Henderson, en el Océano Pacífico, donde encontraron por primera vez un territorio aislado totalmente invadido por el plástico.

En 2015, durante su tercera expedición alrededor del mundo, la familia visitó West Fayu, una isla deshabitada en el Océano Pacífico, y la encontró cubierta por plásticos provenientes de todo el mundo. Este momento fue grabado y transmitido en los canales familiares, llegando a millones de personas en Brasil y en todo el mundo.

Después de estas y otras experiencias desafortunadas con la basura marina a lo largo de sus viajes, la familia decidió unirse a la defensa de un medio ambiente más seguro y saludable. En 2017, se asociaron con el PNUMA en Brasil para apoyar la campaña Mares Limpios, utilizando su voz e influencia para revertir la marea del plástico, y posteriormente Voice of the Oceans.

Fuente: https://www.unep.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.