Varios humanos han visto mejorar sus vidas gracias al uso de prótesis, pero ahora, un implante de metal ha salvado a este quebrantahuesos de una muerte segura. El increíble logro, publicado en Scientific Reports, señala que Mia, una quebrantahuesos del Santuario de búhos y aves de presa en Haringsee, Austria, sufrió una lesión importante cuando aún era demasiado joven para dejar el nido.

Su tobillo se enredó con las fibras de lana de oveja que sus padres usaban para construir el nido y sus dedos empezaron a descomponerse. Finalmente, le tuvieron que amputar la pata, lo que eventualmente habría resultado en la muerte por desnutrición. Luego, el equipo de veterinarios del santuario se puso en contacto con el Dr. Oskar Aszmann, cirujano reconstructivo de la Universidad Médica de Viena, sobre la fabricación de una prótesis para Mia, algo que nunca antes se había hecho.

prótesis

Maravilla científica

«Después de una visita clínica a Haringsee, quedó claro que el ave no podría sobrevivir mucho tiempo en su condición actual», dijo Aszmann en un comunicado. «Diseñamos y fabricamos un implante óseo especial que se podía unir quirúrgicamente al muñón». Los quebrantahuesos dependen especialmente de sus patas, no solo para aterrizar, sino para atrapar a sus presas, así como para caminar.

Para diseñar la prótesis, los expertos necesitaban algo que fuera lo suficientemente resistente y permitiera que el ave agarrara a su presa, pero que lidiaría con el impacto de caminar y aterrizar, por lo que recurrieron a una técnica conocida como osteointegración.

Para la osteointegración, las partes externas de la prótesis se conectan directamente a un ancla de hueso para garantizar que esté unida al esqueleto. “Este concepto ofrece un alto grado de realización, ya que la osteopercepción proporciona retroalimentación intuitiva directa, lo que permite el uso natural de la extremidad para caminar y alimentarse”, agregó Aszmann.

Exitosa reconstrucción

«Por primera vez, hemos reconstruido biónicamente con éxito la extremidad de un buitre». La prótesis es un cilindro de goma negra que le da a Mia «tracción y estabilidad», escribieron los investigadores en el estudio. También está destinado a ayudar a minimizar su torsión y dañar aún más la pata.

Mia estuvo bajo anestesia general durante un par de horas, pero la rehabilitación comenzó poco después de la exitosa operación. «El ave hizo los primeros intentos de caminar después de solo tres semanas y la prótesis estaba a plena capacidad después de seis semanas», explicó Aszmann. Hoy en día, el quebrantahuesos puede volver a aterrizar y caminar con ambas patas.

Los quebrantahuesos se consideran «casi amenazados», según la Lista Roja de la UICN. Su número, que es de unos pocos cientos, se ha visto gravemente obstaculizado por la pérdida de hábitat y las amenazas persistentes, incluidos los humanos, las colisiones con cables eléctricos y parques eólicos.

Fuente: https://www.dailymail.co.uk/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.