Drones de carga logística, 14 minutos de autonomía y unos 20 metros de altura. Así se plantea el complicado rescate con drones de los 4 perros atrapados por la lava del volcán en La Palma, que podría comenzar pronto tras el éxito de la primera prueba realizada por los técnicos.

Las autoridades de la Palma concedieron el martes 19 de octubre (ayer) el permiso a la empresa especializada en drones que se encargará del rescate, Aerocámaras, para proceder a la evacuación de los perros atrapados por la lava en dos estanques situados en la zona de exclusión del volcán. El PEVOLCA (Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias) dio luz verde a la operación y los técnicos se desplazaron hasta allí para reconocer el terreno. 

Lidiando con condiciones ambientales difíciles

El rescate ha sido planificado cuidadosamente por Aerocámaras: los pilotos se situarán a unos 450 metros de la zona en la que se encuentran los perros. Los drones comenzarán entregando comida y bebida a los animales, lo que permitirá a los operadores inspeccionar con una cámara de 30 aumentos y otra termográfica la ubicación donde realizarán la extracción mientras habitúan a los animales al ruido y la presencia del dispositivo. 

Cuando llegue el momento de ejecutar el proceso de evacuación, se utilizará un dron de carga propio de la logística con capacidad para llevar hasta 24 kilos, por lo que los perros deberán ser rescatados de uno en uno. Este dron llevará una red con un cebo que se cerrará cuando el animal la pise. Una vez cerrada, el dispositivo el piloto subirá al perro a una altura de 20 metros, según explica La Vanguardia, y llevará al animal a un lugar seguro.  

Las condiciones ambientales de la zona son complicadas, con altas temperaturas y la presencia de ceniza que podría entrar en el motor, lo que impide que puedan acercarse helicópteros.

Además, la dificultad también reside en que el dron de carga tiene una autonomía de vuelo de 14 minutos, según contó a El Independiente Jaime Pereira, CEO de Aerocámaras, por lo que el momento de recoger a los perros deberá llevarse a cabo en unos cuatro o cinco minutos. En caso de haber algún problema con la red, el dispositivo cuenta con un sistema para desengancharla de forma segura y los ingenieros llevan un total de tres redes. 

Un rescate complejo

Si se consigue posar un perro, el dron levantará e inmovilizará al animal en el vuelo de vuelta. Sin embargo, el comportamiento de los perros y la batería del dron no son los únicos hándicaps que juegan en contra. «Estamos en un terreno que no conocemos. Habrá condiciones meteorológicas complicadas, situaciones medioambientales adversas, temperaturas muy altas y mucha distancia entre puntos», explica Pereira.

La ceniza que está expulsando constantemente el volcán también es un aspecto a tener en cuenta. Si entra en los motores del dron, puede provocar cortocircuitos. «Por eso no se puede utilizar un helicóptero en la operación, porque tiene solo un motor y si cortocircuita, se cae», añade por su parte Alejandro Molina, responsable de la plataforma Leales.org.

En la operación participará otro dron con cámaras térmicas y otro más con cámaras de seguimiento de 30 aumentos. «No es una operación controlada, sino bastante improvisada», comenta Jaime Pereira. «Hay alguna posibilidad, pero nos estamos arriesgando muchísimo. Si vemos algún riesgo, vamos a cancelar la operación».

Fuente: https://www.20minutos.es/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.