Una sentencia histórica pero con retraso (cinco años desde que ocurrieron los hechos) y penas relativamente modestas (que suman 57.000 euros a repartir entre los dos condenados). Este podría ser el balance de la decisión del titular del Juzgado de lo Penal nº 1 de Ávila al condenar a los dos cazadores que mataron un lobo en una cacería en esta provincia en 2015, reportó el diario La Vanguardia.

El juicio por este caso se llevó a cabo el pasado mes de enero y la sentencia ha sido conocida esta semana. Ecologista en Acción , una de las asociaciones que han ejercido la acusación particular en este caso, junto con Anadel y Lobo Marley, ha destacado que “se felicita por el fallo, la primera sentencia condenatoria por la caza ilegal de un lobo en España”.

La justicia tarda pero llega

Los datos difundidos por esta organización ecologistas indican que en la sentencia “ha quedado demostrado” que los acusados fueron responsables de matar un lobo de manera ilegal y que uno de los inculpados participó en la cacería sin tener licencia de caza.

El fallo condena a cada uno de los imputados a ocho meses de multa a razón de 100 euros diarios (24.000 euros por persona). Si se suma a esta cantidad los 9.000 euros de indemnización que deberán pagar los culpables a la Junta de Castilla y León, el total asciende a 57.000 euros.

El fallo impone a uno de los condenados seis meses de prisión por tenencia ilícita de armas (que no comporta ingreso en prisión) e inhabilita a las dos personas para todo tipo de caza durante tres años. La sentencia puede ser recurrida ante un tribunal de apelación en un plazo de 10 días.

El Juzgado de lo Penal nº 1 de Ávila considera probados los hechos que se denunciaban: Dos varones, uno de ellos sin licencia de armas en aquel momento, participaron en una montería el pasado 29 de noviembre de 2015 en el municipio de Tornadizos (Ávila), desde el puesto número 15 efectuaron disparos contra el menos un ejemplar de lobo ibérico, especie estrictamente protegida en esa provincia, causándole la muerte de manera por tanto ilegal, reconocida por este juzgado.

Acción efectiva de ecologistas

Se les imputaba un delito contra la fauna y además, a uno de ellos, un delito por tenencia ilícita de armas. Ambas cuestiones han sido claramente demostradas en el juicio, a pesar de la negativa por parte de los acusados y de la “falta de memoria” de los testigos. Existían también pruebas fotográficas del lobo abatido, documentales, genéticas, balísticas y testificales del resto de cazadores participantes en la montería, además de un excelente trabajo de la Guardia Civil de investigación.

Cabe recordar que la Fiscalía de Ávila renunció a ejercer la acusación pública y que gracias a las acusaciones particulares de Ecologistas en Acción, Anadel y Lobo Marley se ha podido llegar a esta sentencia condenatoria ejemplar. A pesar de que la caza ilegal es un problema de primera magnitud para la especie, resulta muy difícil su persecución. Son pocos los casos que se judicializan por la dificultad de recoger pruebas incriminatorias, así como por la escasa atención que se presta a la persecución de este tipo de delitos.

Con su actuación en el juicio Ecologistas en Acción quiere dejar palpable la gravedad de dar muerte a una especie protegida como el lobo y que así ayude a prevenir las muertes de lobos en el futuro como medio para recuperar las poblaciones de esta especie amenazada.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.