[dropcap]T[/dropcap]ras conocerse la noticia de que el Rey de España se ha fracturado la cadera mientras cazaba elefantes en Botswana, se ha puesto en marcha una iniciativa en la plataforma web Actuable, en la que se reclama textualmente “Que el Rey Juan Carlos I deje de ser el Presidente de Honor de WWF España”.

Más de 60.000 personas han firmado ya el documento solicitando al monarca que abandone la presidencia de honor en España de una de las más importantes organizaciones de conservación de la naturaleza del mundo.

http://actuable.es/peticiones/que-rey-juan-carlos-i-deje-ser-presidente-honor-de

Efectivamente, el Rey es el presidente de honor de WWF España, un cargo que ocupa desde que se creó esta institución en 1968, entonces conocida como Adena (Asociación de Defensa de la Naturaleza). El papel del mandatario es puramente simbólico y desde hace años no participa ni siquiera en eventos protocolarios relacionados con la ong.

[box_dark]El Rey tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en la madrugada del sábado para implantarle una prótesis en la cadera derecha tras sufrir una caída en la residencia en la que se alojaba en la nación africana.[/box_dark]

Protestan desde varios sectores

Las protestas contra el Rey por dedicarse a cazar elefantes en África en su tiempo libre han saltado las fronteras de la nación europea. Una de las primeras en arremeter contra Juan Carlos I ha sido la actriz francesa Brigitte Bardot, que desde hace décadas es una conocida defensora de los derechos de los animales y que dirige una fundación desde los años 70 destinada a ese fin.

[quote]”Es indecente, repugnante e indigno de alguien de su rango. No es mejor que los cazadores furtivos que atacan y saquean la naturaleza, que son la vergüenza de España”, ha asegurado la intérprete francesa en una carta abierta.[/quote]

El nombre de la empresa responsable de estos safaris es Rann Safaris, cuyo propietario es Jeff Rann, (en el círculo). La imagen se extrajo del sitio web de esta empresa que se maneja al borde la legalidad -ya que los elefantes son una especie en peligro de extinción-.

Otras voces críticas contra el Rey son las del Partido Animalista (PACMA). “Rechazamos frontalmente que los miembros de la Casa Real practiquen la caza, una actividad violenta, en la que cada año mueren millones de animales y decenas de personas de forma accidental”.

[quote]La portavoz de Pacma, Laura Duarte, añade: “Es vergonzoso que se financien con el dinero de todos aficiones relacionadas con el maltrato animal como la tauromaquia y la caza, prácticas a las que se debería poner fin”.[/quote]

“Pasatiempo costoso”

Según el Partido Animalista, es “inaceptable” que el Rey se desplace hasta África para cazar elefantes, “mientras desde el Gobierno pide austeridad y se aprueban recortes que harán el día a día cada vez más complicado a los ciudadanos españoles”. Pacma recuerda que el costo por abatir un animal como ha hecho el monarca va de 7.000 a 20.000 euros.

Por su parte, la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) considera que España debe dar ejemplo dejando de matar elefantes y expresando su apoyo al fin del comercio de marfil ante la Unión Europea, según indica en un comunicado de prensa.

Tras la drástica caída del número de elefantes en África en los años 90 del pasado siglo, que los colocaron al borde de la extinción, la comunidad internacional tomó medidas contundentes, invirtiendo millones de dólares, prohibiendo el comercio de marfil e iniciando políticas conservacionistas, explica ANDA.

El resultado, añade, fue que la población de elefantes se recuperó en algunos países, pero a otros se les permitió de nuevo vender marfil, una decisión apoyada por España, que votó a favor de la misma, y que reavivó las cacerías de estos animales, informa Servimedia

Papel poco honroso de España

[quote]”Los datos del año 2011 señalan, de nuevo, un descenso en el número de elefantes y amenaza con volver a la situación de los años 90 si no tomamos medidas rápidas. Todavía estamos a tiempo de corregir esta tendencia y para ello jefes de Estado de países como España deben dar ejemplo y dejar de matar elefantes”, señala la asociación.[/quote]

Por tanto, entiende que España debe apoyar en los foros europeos e internacionales una prohibición clara y tajante del comercio de marfil. “Nuestra imagen saldría muy beneficiada y los elefantes nos lo agradecerían enormemente”, asegura.

Grupos de defensores de los animales han convocado una manifestación de protesta ante la clínica madrileña donde está hospitalizado el Rey para este martes 17.

Fuente: Diario El Mundo, Agencias

2 COMENTARIOS

  1. CUIDADO ELEFANTES…EL REY ANDA CERCA!

    INEXPLICABLEMENTE, el rey Juan Carlos sería “presidente honorario” en España de la organización ecologista WWF y al tomar estado público sus costosos safaris en Botswana para matar elefantes (Loxodonta africana y subespecies), hubo voces de repudio en todo el mundo por la crueldad demostrada y aparente falta de ética.

    TRISTE ESPECTÁCULO ver al monarca posando “satisfecho” con un fusil en los brazos, dos búfalos muertos y un elefante baleado y agonizante que se sostiene con los colmillos cuando su trompa golpea contra un árbol.

    LA FOTOGRAFÍA sería de un viaje anterior y trascendió tardíamente por haber realizado hace pocos días otra “aventura” de caza mayor que finalizó cuando presuntamente cayó y se fracturó la cadera (Dios existe), siendo internado y operado.

    ESTOS ANIMALES TERRESTRES de poderosa estructura son de esencia pacífica y su único enemigo natural es el hombre; se encuentran en grave peligro de extinción, siendo poco creíble lo que avalarían “científicos” africanos acerca de su abundancia luego de hacer un “balance” (?) del accionar de grupos aislados que se arrimarían a aldeas causando destrozos en plantaciones, etc.

    FÁCILES RECAUDACIONES DE MILLONES DE DÓLARES e intereses inconfesables, impulsan a los insensibles que juegan a ser dueños del Planeta (gobernantes de paso efímero en esta vida) a destruir pulmones de la humanidad y exterminar hijos de la Naturaleza, en este caso autorizar caza “selectiva” de elefantes como forma de regular su “multiplicación” y evitar invasiones (?) a dominios humanos, cuando es el hombre el que atenta contra el equilibrio ecológico, contamina, desmonta y priva de hábitats a especies salvajes.

    DESDE HACE DÉCADAS, movilizados por ambiciones desmedidas y “caza deportiva”, destacadas personalidades de la política, coleccionistas famosos, empresarios millonarios, artistas e influyentes funcionarios gubernamentales viajan a África y pagarían decenas de miles de dólares para ejecutar a balazos (escudados en “cortinas legales”) a hermosos ejemplares y fotografiarse como “valientes” junto a las víctimas; paralelamente los cazadores furtivos y redes de contrabandistas se desplazan con secretas garantías de impunidad negociando la carne, piel y otras partes de elefantes, en especial los codiciados colmillos (marfil) que cómodamente sacarían hacia importantes mercados negros de Europa y EE.UU., movimientos que no pueden desconocer los diferentes organismos de “control” (oficiales y no gubernamentales) que funcionan en el mundo.

    NO PUEDO ENTENDER…España continúa con las sangrientas “corridas de toros” sostenidas por gobernantes indiferentes al dolor animal; el país sufre una de las peores crisis económicas y las protestas populares no consiguen eco; millones de ciudadanos estarían sin trabajo y su rey toma “vacaciones” gastando miles de euros para matar fauna en extinción en lejano continente.

    MI CRÍTICA ES RESPETUOSA, además nuestra vereda tampoco es ejemplar, es decir, en Argentina crecen los cordones de pobreza, paralelamente resonantes casos de corrupción en altos niveles gozan de impunidad (ver informes en la prensa independiente), alarma la inseguridad y el accionar de bandas criminales, gran parte de la juventud sigue los senderos de la droga y el alcohol (quien lo desmienta que recorra a la noche calles de las ciudades), aumentan los actos de anarquía y, entre otros males incorregibles, el trato oficial hacia los animales es una vergüenza: innumerables centros municipales de zoonosis son crueles campos de concentración de perros; en la ciudad de Santa Fe y otras provincias circulan miles de pesados carros chatarreros arrastrados por caballos destruidos y de dudoso origen (maltrato permitido por intendentes y funcionarios políticos que se sentirían “amos” de áreas públicas, toleran irregularidades y delitos de sectores adictos y así comprarían votos futuros en zonas marginales), incluso en Capital Federal diariamente se promocionan salvajes jineteadas comerciales de las provincias -espectáculos enmascarados en tradicionalismo-, torturas que filman y posteriormente son vendidas a la televisión con aval oficial para atraer turistas, secretamente seguir con el pan y circo y de paso que los niños aprendan a “amar” a los animales (los jueces penales no se dan por enterados de estos permanentes eventos donde son lastimados centenares de inocentes equinos prisioneros de inescrupulosos humanos).

    EN MARZO DE 2011 un juez de la 5ª. Cámara del Crimen de Mendoza y sus amigos se exhibieron “felices” por Internet con fusiles de guerra en manos y en el suelo diferentes animales salvajes de gran tamaño ensangrentados, matados presuntamente en “coto de caza”; meses atrás el “popular” gobernador de la provincia de Buenos Aires (que pretende ser Presidente) fue muy criticado al circular en los medios de prensa una fotografía donde posa sosteniendo un arma de fuego y sonríe en compañía de su esposa (ex modelo) y un perro con ave fusilada en la boca. La “hazaña” oficial fue en época de veda (entiéndase: vigente la prohibición oficial de cazar) porque la especie silvestre estaba en reproducción, saliendo de los nidos a buscar alimento para sus crías, es decir, con total impunidad abusó de poder en el territorio que gobierna y quebrantó leyes que al pueblo obliga cumplir.

    LA CAZA DE ANIMALES en el siglo XXI es la expresión más cobarde del ser humano, es decadencia moral y vivir alejado de Dios. Se necesita mucha sangre fría y alto grado de maldad para matar a balazos a animales indefensos que comen distraídos o se desplazan pacíficamente en sus hábitats naturales.

    ABUSOS COMO EN ÁFRICA tienen lugar en Santa Cruz, sur de Argentina, donde habita el guanaco -vulnerable y “protegido” por tratados internacionales adheridos-, especie que atraviesa situación que es copia fiel de lo que ocurre en Botswana con los elefantes. Explico: inescrupulosos estancieros dicen que ha “aumentado” la población de guanacos, que invaden campos privados comiendo todo a su paso (?), mientras medios de prensa que podrían responder a amigos políticos suman pánico anunciando que estos animales “matan personas en las rutas” (en todo el mundo hay accidentes con caballos y animales silvestres en las carreteras), versiones que en conjunto habrían servido a mezquinos intereses.

    LOS INFORMANTES SEÑALAN (adjuntando impresionantes pruebas fotográficas) que funcionarios de Fauna (ente de aplicación) y gobernantes preparados para “travesuras”, aprovecharon el circo montado y habrían autorizado caza “selectiva” de la especie, pero en trastienda las matanzas se convirtieron en algo terrorífico, con negociados de carne (preferencia por los más jóvenes, conocidos como “chulengos”), venta de pelos, cueros, etc.; el frigorífico municipal de Puerto San Julián los faenaría y las autoridades -sin seriedad científica e influidas por poderosos criadores de ovejas- argumentaron que hay “abundancia” de estos animales, moviendo resortes para modificar la ley que prohíbe la caza y faenamiento de guanacos, con intenciones que la CITES (reguladora internacional del tráfico de fauna y flora silvestre) saque a la especie de los listados de protegida.

    EN 1993 LA CITES ADVIRTIÓ al gobierno argentino suspender las importaciones y en 1988, luego de cinco años de pícaras vueltas burocráticas, nuestro país dejó firme la prohibición de exportar todo lo relacionado con guanacos (freno que no fue total); ahora parece que el mercado clandestino se hizo demasiado visible y comprometedor y pretenderían “blanquearlo” a sabiendas del grave riesgo de extinción que correrá la especie, además Puerto San Julián en Santa Cruz tiene amplia salida por tierra, por agua desde su puerto y por aire desde el activo aeropuerto, siendo muy fácil sacar partes negociables de los mencionados camélidos.

    CÓDIGO DE ÉTICA EN LA FUNCIÓN PÚBLICA.
    PROBIDAD: “El funcionario público debe actuar con rectitud y honradez, procurando satisfacer el interés general y desechando todo provecho o ventaja personal, obtenido por sí o por interpósita persona. También está obligado a exteriorizar una conducta honesta”. IDONEIDAD: “La idoneidad, entendida como actitud técnica, legal y moral, es condición esencial para el acceso y ejercicio de la función pública”. LEGALIDAD: “El funcionario público debe conocer y cumplir la Constitución Nacional, las leyes y los reglamentos que regulan su actividad. Debe observar en todo momento un comportamiento tal que, examinada su conducta, esta no pueda ser objeto de reproche”. DIGNIDAD Y DECORO: “El funcionario público debe observar una conducta digna y decorosa, actuando con sobriedad y moderación. En su trato con el público y con los demás funcionarios debe conducirse en todo momento con respeto y corrección”. TOLERANCIA: “El funcionario público debe observar frente a las críticas del público y de la prensa, una tolerancia superior a la que, razonablemente, pudiera esperarse de un ciudadano común”.

    LO QUE SE OBSERVA en nuestra sociedad es preocupante, estas obligaciones y patrones éticos para la administración pública nacional no serían tenidos en cuenta ni de real cumplimiento, algo así como un Código olvidado, de todas maneras traje a colación partes principales para refrescar posibles memorias “distraídas”. Las provincias no serían excepción.

    DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL ANIMAL, adoptada en forma definitiva en la Tercera Reunión Internacional celebrada entre el 21 y 23 de septiembre de 1977 en Londres. Proclama lo siguiente: Art. 1° “todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen el mismo derecho a la existencia”; Art. 2° a) “todo animal tiene derecho al respeto”; b) “el hombre es una especie de animal y no puede atribuirse el derecho de exterminar a los demás animales o de explotarlos violando ese derecho. El hombre tiene el deber de poner sus conocimientos al servicio de los animales”; c) “todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre”.

    SEGÚN LAS SANTAS ESCRITURAS, JESÚS DIJO: “lo que hagáis a la más pequeña de mis criaturas, eso me lo hacéis a mi”.

    CARLOS ESTRADA *escritor, periodista de investigación, dedicado a actividades ecuestres y proteccionista independiente de fauna salvaje, entendido en comportamiento y técnicas de rehabilitación animal, con incautaciones de reiterados millares de especies silvestres vivas, pieles y cueros de la caza furtiva y contrabando (récords nunca igualados valuados en muchos centenares de millones de dólares), numerosos trabajos editados acerca del tema, decenas de certificaciones oficiales y científicas y máximos reconocimientos internacionales que figuran en innumerables cables noticiosos de AFP (década del ’80 y ’90), publicaciones jurídicas, revistas nacionales y provinciales, libros europeos, varios centenares de diarios locales y extranjeros, versiones taquigráficas legislativas, etc. Documentada trayectoria pública desde 1970.

    Buenos Aires, Argentina, 19 de abril de 2012.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.