Unas 20 toneladas de peces muertos han aparecido en las orillas de una de las lagunas de agua salada más grandes de Europa en España, lo que provocó protestas contra el deterioro de las condiciones ambientales mientras los fiscales locales abrían una investigación.

Una vez un imán para el turismo y un santuario para la vida marina, el Mar Menor en Murcia, en la costa mediterránea sureste de España, ha visto caer las poblaciones de peces en los últimos años, con muertes masivas similares ocurridas en 2016 y 2019.

Exceso de fertilizantes en el agua

Los residentes comenzaron a ver peces y crustáceos muertos el pasado lunes. «Todavía se están lavando hoy. Calculamos que hasta la fecha han muerto unas 20 toneladas», dijo José Luis García, director de los programas marinos del Fondo Mundial para la Naturaleza en España.

Si bien el gobierno regional culpó de las muertes a las altas temperaturas recientes, los ecologistas han advertido durante años que la escorrentía de las instalaciones agrícolas cercanas y la contaminación del desarrollo urbano han degradado gravemente la calidad del agua.

«La gente lo llama la sopa verde», explicó Ramón Pagán del grupo de presión Pacto por el Mar Menor. “El fenómeno es causado por un exceso de fertilizantes en el agua … particularmente de la agricultura intensiva». Los altos niveles de fosfatos y nitratos en el agua hacen que aparezcan enormes floraciones de algas. Éstos impiden que la luz solar penetre en el agua y reducen los niveles de oxígeno debajo de la superficie, sofocando eventualmente la vida marina.

Exigen soluciones

Decenas de manifestantes con camisetas de ‘SOS Mar Menor’ se reunieron en la orilla y corearon «Queremos soluciones».

“Llevamos años manifestando sobre esto”, dijo Ana Pineda de la asociación de vecinos de Urrutia. «No hemos podido poner un pie en el agua o estar en la playa durante años».

Cavando en la playa con el pie a pocos metros de la costa, descubrió una capa de lodo negro espeso debajo de una fina capa de arena. Los carteles anunciando la venta de viviendas también abundan, no se sabe si como consecuencia de la última crisis económica propiciada por la pandemia o por el estado de la zona, aunque se sospecha que los dos son motivos de peso. Una agricultura descontrolada y los residuos humanos de un urbanismo también descontrolado están detrás de este desastre medioambiental.

Fuente: https://www.reuters.com, RT, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.