Las protectoras españolas recogieron 306.000 perros y gatos en 2019, según el estudio Él Nunca lo Haría, de la Fundación Affinity, junto con la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB). En una rueda de prensa telemática, la directora de la Fundación Affinity, Isabel Buil, explicó que la cifra es superior a los 140.000 animales detectados en anteriores informes, como consecuencia de un cambio en la metodología.

Buil ha expuesto que han llevado a cabo por primera vez un censo de protectoras, registrando un total de 1.554, de las cuales 400 han participado en la investigación. El director de la Cátedra de la UAB, Jaume Fatjó, ha declarado que, en caso de no saber el número de criaturas recogidas por un refugio, lo han estimado en base a la capacidad máxima de esa instalación, comparándola con otras similares.

Datos alarmantes de abandono

En cambio, Fatjó ha afirmado que en el pasado la estimación resultaba de la proximidad geográfica entre centros. Por animales, las protectoras albergaron 183.000 perros -60,6%- y 123.000 gatos -39,4%-, anotando un incremento de gatos con respecto a 2007, cuando representaron un 25% de la muestra, según el estudio.

La tasa de recogida ha pasado del 4% en 2008 al 3% actual, debido a la estabilización del abandono y al aumento de la población de las criaturas, según Isabel Buil. Sobre los porcentajes, Jaume Fatjó ha dicho que «el abandono es un problema que nos va a acompañar años», pues si bien los datos han sufrido de una estabilización, todavía son alarmantes.

Respecto a las especies, el documento señala que un 60,8% de los perros eran adultos, un 60,6% mestizos y un 78% de tamaño medio-grande, mientras un 48,1% de los gatos fueron cachorros, un 44,6% adultos y un 94,8% mestizos. Fatjó ha alegado que solo un 28 % de los perros y un 4 % de los gatos llevaba microchip.

Él Nunca lo Haría no detecta una estacionalidad en las deserciones de perros, pero sí en las de gatos, ya que la mayoría fueron notificadas entre los meses de abril y octubre por el ciclo reproductivo de los felinos. En general, la principal causa de abandono fue el nacimiento de camadas no deseadas (21%), seguido de problemas de comportamiento animal (13,2%), el fin de la temporada de caza (11,6%) y la pérdida de interés por el animal (10,8%). Las protectoras ampararon a un 63 % de criaturas que procedían de la calle y a un 36 % traídas por sus familias o por gente que las encontró.

Abogan por más conciencia y educación

Una vez en los refugios, el tiempo de estancia fue de tres meses para cachorros y gatitos, y de hasta 10 meses en el caso de los perros y gatos adultos. Después, los principales destinos de los perros fueron la adopción (44 %), la devolución a las familias (23 %), la permanencia en el propio centro (16 %), la cesión a otras entidades (5,6 %), el fallecimiento (5.4%) y las casas de acogida (4.4%).

Por su parte, un 43% de los gatos fueron adoptados, un 13% fallecieron, un 12% se reubicaron en colonias, un 12% permanecieron en el refugio y un 7,4% fueron destinados a casas de acogida. Para acabar con el abandono, la directora de la Fundación Affinity ha instado a concienciar a la sociedad de la responsabilidad que supone tener un animal de compañía.

Asimismo, Buil ha destacado la necesidad de impulsar la identificación para recuperar más animales perdidos y la esterilización para evitar camadas no deseadas. También ha indicado que es vital promover la educación entre los propietarios/familias, para así fomentar una convivencia adecuada entre la persona y el animal. Tanto Isabel Buil como Jaume Fatjó han apremiado a potenciar la adopción, a hacer más estudios como Él Nunca lo Haría y a desarrollar un esfuerzo conjunto entre entidades privadas e instituciones públicas de toda España.

Fuente: EFE, https://www.publico.es, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.