«Va siendo hora de cambiar de tercio». Este fue el lema de la manifestación antitaurina que se celebró este lunes en Huesca, convocada por la Plataforma Oscense por los Derechos de los Animales (PODA) en la plaza Santo Domingo de la ciudad.

Allí se citaron tanto antitaurinos como defensores de la tauromaquia y, pese a la tensión entre ambos colectivos, no hubo enfrentamientos. Miembros de la PODA se quejaron del exagerado despliegue policial que pretendía evitar problemas, pero la manifestación transcurrió de manera pacífica.

 photo protestacorridashuesca3.jpg

Respeto por los derechos animales

La protesta se realizó en la plaza Santo Domingo y y tuvo un concierto de música en vivo. El objetivo fue “protestar contra las sangrientas salvajadas que suceden todos los años en Huesca para sus fiestas mayores: corridas de toros, recortadores, becerradas, suelta de vaquillas o carruseles de ponis”.

Además, los activistas buscan reivindicar unas fiestas populares “sensibles con los derechos de los animales”. “Reclamamos unos festejos alejados de esos cerca de 60.000 seres vivos que son maltratados anualmente en gran parte de los municipios del Estado español o de los 30 toros que morirán vilmente torturados estos días en las fiestas laurentinas, señalan desde PODA.

Explicaron también que es “en este momento cuando Huesca y Aragón han de avanzar por el camino abolicionista. Nuestra ciudad parece dirigida hacia ese fin y prueba de ello es la reciente proposición de eliminar paulatinamente las corridas de toros o, al menos, realizar una consulta ciudadana”. Desde la Plataforma añaden que se alegran de la toma de dicha postura y que apoyan “decididamente la supresión definitiva de esta cruel tortura”.

Ética y conciencia

La Plataforma Oscense por los Derechos de los Animales continúa exigiendo la “inmediata” abolición de los diversos actos taurinos ya que suponen un “maltrato psicológico y físico para el animal”.

“Nos solidarizamos con esta lucha común allá donde se plantee. Queda mucho por hacer pero la perseverancia es un triunfo. Planteamos un llamamiento ético a las personas para que se conciencien, de que se trata de una tradición en declive, bochornosa, muchas veces mantenida con dinero público, o encubierta bajo el jolgorio peñista de unas fiestas patronales” sentencian.

Fuente: http://www.heraldo.es, http://www.aragondigital.es, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.