[dropcap]L[/dropcap]a Asociación española para el Estudio y Divulgación del Medio Acuático Edmaktub adelanta desde junio de 2011 un proyecto pionero que apoya la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

“No existía un modelo comercial preparado para el objetivo que nosotros perseguíamos: hacer volar un avión teledirigido en alta mar a una distancia considerable (entre cinco y diez kilómetros) para localizar, identificar, seguir y filmar delfines y ballenas de forma no invasiva. Y que consiguiera aterrizar en nuestro barco de investigación”, comenta Eduard Degollada, presidente de Edmaktub.

aeromodelo2

Creatividad al servicio del ambiente

[quote]”Tuvimos que transformar un avión de la marca Multiplex. Instalamos una bancada exterior con el motor, el regulador posterior y la hélice impulsora. En la parte interior colocamos la batería del motor, con una autonomía de vuelo de media hora a medio gas, y la de la cámara de vídeo, capaz de emitir durante una hora”, explica Nicolás Puerta, experto en aeromodelismo.[/quote]

Durante el verano, Edmaktub ha surcado el Mediterráneo catalano-balear (aguas de Barcelona, Mallorca y Menorca) y se ha servido de su ingenio aéreo para avistar delfines mulares, delfines listados, cachalotes, calderones comunes, calderones grises e, incluso, zifios –ballenatos de Cuvier- que, por su carácter huidizo y escaso número, resultan difíciles de ver.

“Los animales responden de forma negativa cuando advierten embarcaciones a su alrededor (comportamientos anómalos, pautas de inmersión y escape, etc.). El motor eléctrico del avión es tan silencioso que nos permite acercarnos lo suficiente sin ocasionarles demasiadas molestias y así evaluar el estado real de las poblaciones e implementar medidas de conservación”, dice Degollada.

cachalote2

Cruzando fronteras

Las imágenes registradas en tiempo real y alta definición permiten realizar un análisis de la especie detectada, su posición, su actividad, su rumbo y velocidad.

“Sabemos bien poco de los cetáceos que alberga el mar Balear: sus rutas migratorias, de qué se alimentan, datos sobre su salud… Todos los conocimientos de que disponemos suponen pequeñas pinceladas que en un lugar u otro del mundo alguien ha ido examinando y que se han extrapolado a otras áreas. Hoy en día conocemos mucho más sobre las medusas o los copépodos –crustáceos microscópicos- que sobre los mamíferos marinos”, opina Degollada.

Fuente: ABC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.