El Ayuntamiento de Madrid está permitiendo el uso de carabinas de aire comprimido para acabar con la vida de las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) una especie que se ha vuelto habitual en centenares de pueblos y ciudades de España (también en zonas rurales) y que desde hace un tiempo se ha reproducido de forma incontrolable hasta ser considerada una especie invasora.

El objetivo de esta acción es acabar con las más de 11.000 cotorras que pueblan Madrid. Una medida que desde hace varios días viene siendo denunciada por organizaciones animalistas. Entre las múltiples críticas que ha recibido el Ayuntamiento por esta penosa actuación, el PACMA exige la inmediata aplicación de métodos más éticos y no lesivos para desarrollar el plan de control de población de las cotorras.

“Una aberración”

«Matar a tiros cotorras en los parques de Madrid, una aberración, consecuencia del irresponsable comercio de especies exóticas. Mientras algunos se forran (enriquecen), los animales acaban muertos a miles», ha compartido por su parte Ecologistas en Acción Comunidad de Madrid en su cuenta de Twitter.

“Las cotorras argentinas son consideradas especies invasoras y aún habiendo alternativas éticas para controlar la superpoblación, prefieren hacerlo a tiros. @Martinez_Almeida_ destina 272€ por cotorra exterminada en Madrid. El presupuesto es de 3 millones y reconoce que será difícil matarlas a todas porque ‘son muy listas y se avisan entre ellas’”, denuncia por su parte Animanaturalis en las redes sociales.

PACMA ha condenado los disparos y ha reclamado explicaciones al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y al delegado de Medio Ambiente y Movilidad de la capital, Borja Carabante, cuyo departamento ha confirmado que estas actuaciones se recogen en el plan municipal para la reducción de la cotorra argentina en situaciones excepcionales.

Exigen métodos de captura y liberación en zonas controladas

Desde el Consistorio han confirmado después que se trata de una actuación recogida en un plan municipal licitado en febrero a las empresas Matinsa y Dypasa por 2,9 millones de euros y que tiene una duración de 23 meses. La actuación se ciñe a la autorización de la Comunidad de Madrid para reducir estas aves exóticas invasoras, y el contrato suscrito establece el empleo de carabina de aire comprimido en circunstancias específicas y recintos acotados, ha añadido el área de Medio Ambiente y Movilidad.

Más allá de los perdigonazos, existen otros métodos para el control de especies. Por ejemplo, el uso de un cañón lanzarredes permite capturarlas con vida y posteriormente llevarlas a algún centro acotado para que pasen los años de vida que les queden. En Barcelona, retiran los huevos y los nidos de los árboles.

Incluso, recomiendan sustituir sus huevos por otros infértiles para que no decidan reponerlos. En Ourense, el águila Pitu realiza vuelos disuasorios para espantar a las palomas que inundan la plaza Mayor de la ciudad. Opciones para disminuir el número de cotorras, cuyo plumaje verde dejó de ser alegría doméstica para ser un problema.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/, https://www.lavanguardia.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.