Esta semana se ha dado a conocer que el Ayuntamiento (Alcaldía) de València prohibirá el “bou embolat” y el “bou encordat” de las pedanías (Benimàmet, Benifaraig, Carpesa y Massarojos), que entrará en vigor del 30 de junio. No obstante, la concejala de Bienestar Animal, Glòria Tello, ha asegurado en rueda de prensa que piensa ir más allá en la defensa de los derechos de los animales: pedirá a la Diputación de València, propietaria de la plaza de toros, que no permita las corridas, aunque ha matizado que es consciente de que falta “mucha pedagogía” para llegar a ese punto y que todavía se tiene que debatir con el resto de partidos políticos del consistorio. Tampoco ha podido precisar si colocarán una ‘línea roja’ en la muerte del animal, ya que el asunto está todavía sobre la mesa.

La prohibición de las modalidades de “bous al carrer” más polémicas, el “embolat” y el “encordat”, sí entrará en vigor porque, ha asegurado Tello, “entra en contradicción” con su concejalía, ya que “informes de la Asociación de Veterinarios AVATMA” aseguran que se trata de un “grave maltrato” en el que el animal sufre “una fuerte situación de estrés, miedo y pánico”.

“La crueldad no se somete a consulta”

La fecha de inicio de la normativa, el 30 de junio, sí permitirá que se celebren este fin de semana en la pedanía de Benimàmet, donde Tello ha explicado que, además, se tramitó el permiso como “bous a carrer”.

Sobre la posibilidad de haber hecho un referéndum, el concejal de Participación, Jordi Peris, ha sido tajante: “La crueldad no se somete a consulta”. Asimismo, Tello ha recordado el compromiso del gobierno local para que los “bous al carrer” sí se sigan permitiendo, al menos, durante esta legislatura, consciente de que son cuestiones que se ha de abordar “de manera gradual, con mucha pedagogía”.

Fuente: La Vanguardia, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.