El felino fue encontrado en un cajón por los vecinos del sureste de la capital rusa. Se cree que tiene cerca de ocho meses y sospechan que se trata de un tigre de Amur, una especie en peligro de extinción. Hasta que aparezca su dueño, el tigre permanecerá retenido en un criadero.

Según el servicio para la protección de animales, el animal se habría criado en condiciones domésticas hasta que se despertaron sus instintos salvajes, momento en que sus dueños podrían haberlo abandonado en la calle.

Juguetes exóticos

Nikolái Savéliev, jefe adjunto de la inspección ecológica de Moscú, asegura que este tipo de hallazgos no son raros en Moscú. “Primero reciben como regalo un cachorro pequeño. Y es muy divertido jugar con el animal hasta que crece y empieza a representar una amenaza. Además es bastante caro mantener a un tigre, que come cerca de 10 kilos de carne a diario”, explica el funcionario.

El destino del animal será determinado dentro de un cuarentena de 30 días, cuando los análisis a los que está siendo sometido determinen su estado de salud.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.