Una nueva especie de camaleones, los más pequeños del mundo, fue descubierta en Madagascar.

Este diminuto camaleón, al que denominaron Brookesia micra, tiene una longitud máxima de 29 milímetros. Los científicos alemanes que hicieron el descubrimiento también encontraron otras tres especies similares en el norte de la isla africana de Madagascar.

Preocupación por su hábitat

Para demostrar su reducido tamaño, los científicos distribuyeron distintas fotografías en las que se puede apreciar que estos animales son tan pequeños que se pueden sostener sobre la cabeza de un fósforo, o la de un ejemplar juvenil que no sobrepasa el tamaño de una uña humana.


El equipo de científicos –liderado por Frank Glaw, de la Zoologische Staatssammlung, un grupo alemán de investigación de sistemas zoológicos– está especializado en antiguas especies de camaleones enanos en Madagascar.
Estos reptiles son extraordinariamente pequeños y los científicos están preocupados por que su hábitat se vea perturbado.

Los biólogos consideran que la zona del hallazgo constituye un campo prometedor para futuras investigaciones, aunque “lo más urgente es centrar los esfuerzos de conservación de estas y otras especies de Madagascar, que están gravemente amenazadas por la deforestación”.


4 especies diferentes

Encontraron las especies más pequeñas en un remoto islote de piedra caliza y creen que pueden representar un caso extremo de enanismo isleño. Este tipo de fenómeno evolutivo ocurre cuando una especie se encoge a través del tiempo con el objetivo de adaptarse al hábitat restringido de una isla.


Al percibir que las cuatro especies de camaleones se veían similares en apariencia, los científicos hicieron un análisis genético para confirmar si, en efecto, se trataba de cuatro especies diferentes. Las diferencias genéticas entre las especies fueron descritas como “notables” por Miguel Vences, quien fue parte del equipo y trabaja en la Universidad Técnica de Brunswick, Alemania.

Los científicos creen que estas especies, en particular las más pequeñas, son más sensibles a la perturbación de hábitat. Una de ellas, la Brookesia tristis, llamada así por la palabra latina “triste”, fue encontrada en un bosque aislado cerca de una ciudad en expansión.

Cada una de las nuevas especies está limitada a un territorio muy pequeño, de máximo un kilómetro cuadrado. “En Madagascar muchas especies están restringidas a pequeños hábitats y eso es bueno para que se conserven”, digo Glaw.

Fuente: RT, BBC Mundo, Agencias