El parlamento rumano aprobó ayer una ley que legaliza la eutanasia de las decenas de miles de perros callejeros que viven en ciudades de todo el país “y suponen un grave problema de salud pública y seguridad ciudadana”.

La ley, cuya votación fue aplazada varias veces desde el pasado mes de marzo por la presión de las protectoras de animales y parte de la ciudadanía, permite a las autoridades locales la posibilidad de matar a los perros con una inyección letal en caso de que los ciudadanos voten a favor de la medida en un referendo municipal.

Situación delicada

Los perros deberán ser recogidos de la calle por cada alcaldía y alojados en perreras municipales por 30 días. Si después de este plazo no han sido reclamados por un propietario o adoptados, los canes podrán permanecer en las perreras, ser retornados a la calle una vez esterilizados, o se les puede aplicar la eutanasia.

Sólo en Bucarest viven, según cálculos oficiales, cerca de 70.000 perros callejeros. Según datos ofrecidos a la prensa por el prefecto de Bucarest, Mihai Atanasoaei, más de 24.000 personas fueron atendidas en hospitales de la capital por mordeduras de perros callejeros en 2009 y 2010.

El recurso a la eutanasia que se ofrece ahora a los alcaldes no es nuevo en el país balcánico. En 2001, bajo el mandato del entonces alcalde y hoy jefe del Estado, Traian Basescu, se eliminaron en Bucarest en torno a 50.000 canes de la calle. La presión social e internacional, con la actriz Brigitte Bardot al frente de la protesta, consiguió rebajar después el número de animales eliminados, hasta que en 2008 se prohibió completamente la eutanasia.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.