La primera temporada de lluvias en Colombia se extendrá hasta mediados del mes de junio. Así lo confirmó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) este lunes, el cual señaló que en este periodo de tiempo se incrementarán las precipitaciones en gran parte del país, acompañadas de aguaceros, tormentas, granizadas o vendavales, en parte provocados por el fenómeno meteorológico de La Niña.

De cara al trimestre comprendido entre marzo y mayo, la entidad expresó que se esperan lluvias muy cercanas a la climatología de referencia 1991-2020, a excepción de La Guajira y las zonas litorales de Atlántico, Sucre y Córdoba. En estos territorios se estiman reducciones entre el 20% y el 30% en las precipitaciones.

Alerta roja

Según explicó la directora del Ideam, Yolanda González, hay alarma en algunas regiones del sur por los índices presentados recientemente: “Las precipitaciones de los últimos cinco días nos han incrementado la alerta de nivel naranja a roja en sectores del Tolima, Huila, Valle, Cauca, Nariño, hacia el piedemonte amazónico. De Putumayo y Caquetá también mantenemos algunas alertas ante la probabilidad de deslizamientos de tierra en gran parte del país”.

De igual modo, la dirigente hizo un llamado especial para los habitantes de la región Andina, en particular en los departamentos de Norte de Santander, Santander, Cundinamarca, Boyacá y Antioquia. “Para esta semana, especialmente a final de semana y fin de semana, preveemos incremento de las precipitaciones”, indicó.

En el caso puntual de Cundinamarca y Bogotá, se mantendrán “condiciones de tiempo lluvioso” y “escasas horas de sol”. En ese sentido, González puntualizó que se deben mantener monitoreados los niveles de agua en el río Bogotá y prestarle atención a las zonas de los cerros ante posibles condiciones de deslizamientos de tierra.

La Amazonía y Orinoquía colombiana presenta “un incremento gradual” de las lluvias en comparación con febrero. Los registros más altos acontecen “al sur de la Amazonía y los menores al norte de la Orinoquía”, acorde a un comunicado del organismo. Por último, para el archipiélago se mantiene lo bajos volúmenes acumulados de lluvias.

Emergencia en Antioquia

Por otra parte los habitantes de Antioquia viven una situación delicada producto del aumento de las precipitaciones, pues los caudales de los ríos evidenciaron subieron notablemente sus niveles. Según Corpourabá, entidad ambiental que participa en los consejos municipales de Gestión del Riesgo, el distrito de Turbo y los municipios de Apartadó, Carepa, Chigorodó y Murindó son los más afectados por la temporada de lluvias.

Jaime Enrique Gómez, director del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo (Dagran), aseguró que se está llevando a cabo una sala de crisis, “pero adicionalmente un equipo se encuentra realizando un sobrevuelo por Murindó y los demás municipios del Urabá Antioqueño”. Precisamente, Murindó es la población más perjudicada y, por lo tanto, la Alcaldía decretará la calamidad pública. El coordinadorTerritorial Atrato de Corpourabá, César Mena, sostuvo, en diálogo con El Colombiano, que el fenómeno climático afectó a las comunidades de Bartolo, Legiada, Canal, Pital, No hay como Dios y Murindó Viejo. “Hay 85 familias afectadas con 94 personas damnificadas”, señaló el funcionario.

Así mismo, el funcionario explicó que al menos 255 familias, pertenecientes a comunidades indígenas, “se encuentran totalmente incomunicadas, ya que su movilidad depende del río”.

El clima no da tregua en Ecuador

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (Sngre) de Ecuador informó hoy que se mantiene activado ante las emergencias suscitadas en varias localidades por lluvias. En un boletín informativo la instancia precisó que solo el fin de semana se registraron 33 eventos en 19 localidades de 11 provincias del país. De acuerdo con los detalles, los reportes dan cuenta de dos aluviones, 21 deslizamientos, un hundimiento, cinco inundaciones y dos socavamientos.

Las provincias con mayores afectaciones son Loja y Pichincha, donde se ubica esta capital; y también hay daños en Chimborazo, Cotopaxi, El Oro, Esmeraldas, Guayas y Los Ríos. Datos de la Dirección de Monitoreo de Eventos Adversos del Sngre constatan que el viernes y sábado últimos resultaron averiados 521 metros lineales de vías, 13 viviendas y hubo 33 damnificados.

Ante las emergencias, aseguró el Servicio, personal del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en coordinación con otras instituciones, realiza trabajos de limpieza en las vías y zonas afectadas. De manera general, desde el inicio de la actual temporada invernal, hay registros de 32 fallecidos, 70 heridos, siete mil 208 personas afectadas y 967 damnificadas. Los daños materiales incluyen mil 26 viviendas con perjuicios y 115 destruidas, así como ocho mil 332 hectáreas agrícolas.

Las recomendaciones para evitar pérdidas humanas ante el mal clima y las constantes lluvias de los últimos días son evitar caminatas cerca de ríos y quebradas y evacuar a zonas seguras ante las crecidas o desbordamientos, tener lista una mochila de emergencia y mantenerse informado por fuentes oficiales.

Fuente: https://www.infobae.com/, https://www.prensa-latina.cu/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.