Un estudio presentado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que existen muchas prácticas agrícolas y de ordenación de tierras capaces de conservar e incrementar el Carbono Orgánico de los Suelos (COS), lo cual mitiga el calentamiento global, y ofrece múltiples beneficios adicionales.

Algunas investigaciones, apunta el texto, sugieren que la rehabilitación de las tierras agrícolas y degradadas podría eliminar hasta 51 gigatoneladas de carbono de la atmósfera. Otras estiman que la adopción de prácticas agrícolas que conservan el COS posibilitarían un aumento de la producción alimentaria en 17,6 megatoneladas al año.

 photo elusoadecuadodelossuelospuedemitigar.jpgUna práctica poco frecuente

Mejorar la salud del suelo contribuirá a incrementar la productividad agrícola local y también aumentará notablemente la resiliencia de los agricultores y las comunidades agrícolas. Sin embargo, la adopción de prácticas sostenibles de gestión de los suelos es relativamente poco frecuente por obstáculos financieros, técnicos e institucionales, además de la falta de información y conocimientos.

El presidente de Fiji, Jioji Konousi Konrote, señaló la importancia de una gestión más adecuada de este importante recurso natural. También llamó la atención sobre el enorme impacto negativo para el ambiente y la sociedad que supondría la liberación de las enormes reservas de carbono atrapadas en los suelos.

Añadió que actualmente existe más carbono almacenado en el primer metro de profundidad de los suelos de la Tierra del que puede encontrarse en la atmósfera y en toda la vida vegetal terrestre, incluidos los bosques, en su conjunto. Instó además a mantener los suelos como almacén de carbono al tiempo que reflexionó sobre la necesidad de no descuidar un recurso que constituye un aliado serio y viable contra el cambio climático.

 photo elusoadecuadodelossuelospuedemitigar2_1.jpg

La base de la vida

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, señaló que los suelos sanos, más allá de su papel crítico como sumidero de carbono, sustentan múltiples procesos ambientales de los cuales depende la humanidad y son la base de la seguridad alimentaria mundial.

Explicó, además, que ellos, con alto contenido de carbono orgánico, tienden a ser más fértiles y productivos, más capaces de purificar el agua y ayudar a aumentar la resiliencia de los medios de subsistencia a los impactos del cambio climático.

Por tanto, argumentó, mejorar la salud de los suelos del planeta y aumentar su contenido de carbono orgánico es fundamental para alcanzar varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda 2030 de la ONU, en especial el dirigido a erradicar el hambre y la malnutrición.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.