[dropcap]E[/dropcap]l perro Calafate llegó a ser el animal más conocido de la ciudad de Río Grande: no quiso dejar a su dueño fallecido y vivió más de nueve años en el cementerio municipal, junto a su tumba. Así es la triste historia del fin del animal.

Esta historia conmovedora se remonta al año 2004, cuando Pedro Vera Cárcamo, un peón chileno que vivía en el departamento de Río Grande (provincia de Tierra de Fuego, Argentina), murió en un accidente de trabajo. Su mascota, un perro mestizo llamado Calafate, se escapaba continuamente e iba directamente al cementerio, donde fue enterrado su dueño, hasta que un día decidió quedarse a vivir allí.

 photo cementerio.jpg

Un viejo conocido

Al principio los empleados del cementerio echaban a Calafate. «Puede ser que algún perro se metiera y siempre los sacábamos. En el caso de Calafate recuerdo que tenía hambre y lo sorprendíamos comiéndose las velas, por lo que lo sacábamos corriendo, pero siempre volvía», cita el diario local ‘El sureño’ a uno de los empleados.

A pesar de todos los obstáculos, el perro logró vivir nueve años en la tumba de su amo convirtiéndose en el animal más conocido de la ciudad y llegando a ser «parte del paisaje cotidiano» del cementerio: los visitantes preguntaban por él y le llevaban comida.

La semana pasada Calafate tuvo un trágico final: fue atacado por dos perros y resultó herido. Al principio presentó mejorías, pero hace 2 semanas los empleados del cementerio lo encontraron muerto. El perro fue enterrado cerca de la tumba de su querido dueño.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.