Al menos tres cuencas hidrográficas de El Salvador sufrieron depredación de sus recursos y deforestación durante 2020, denunciaron diversos colectivos ambientalistas. La denuncia, sustentada por la perspectiva de las comunidades, fue hecha por representantes de la Mesa por la Sustentabilidad por el Agua y el Medio Ambiente en los occidentales departamentos de Ahuachapán y Sonsonate.

El estudio confirmó que los destructores ambientales continúan con su afán de generar riqueza a través de la explotación de la naturaleza, en particular las empresas cañeras, cuya acción afecta las reservas de agua.

Deterioro de las problemáticas ambientales

Desde enero pasado comenzaron a observar un secado progresivo en los ríos y manantiales de la región, y el agotamiento en los pozos en las comunidades por la sobreexplotación de los mantos acuíferos en las zonas cañeras.

Tales situaciones generaron un deterioro de las zonas de recarga hídrica y afectaciones a los hábitats de especies como el cangrejo azul, con la consecuente reducción de la biodiversidad y la disponibilidad de agua.

Los activistas denunciaron la indiferencia del Ministerio de Agricultura y a las municipalidades, que usaron el problema de la pandemia de covid-19 como una cortina de humo ante el deterioro de las problemáticas ambientales.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.