Argentina encabeza la clasificación mundial de crecimiento, año por año, en el uso de tecnología baja en carbono, mientras que China sigue siendo el país que más invierte en esa materia, dice un estudio.

De acuerdo con el sitio Grupo Ambiental Pew de EE.UU., los chinos invirtieron US$54.400 millones en 2010, frente a los US$39.100 millones de 2009.

Estados Unidos, aunque aumentó su inversión el 51% hasta los US$34.000, descendió del segundo al tercer puesto en la clasificación, por detrás de Alemania, con US$41.200 millones.

Energía solar

En términos de crecimiento año por año, Argentina encabeza la clasificación ya que aumentó la inversión en el 568% en 2010, comparado con 2009.

Los autores del estudio destacaron que 40 gigavatios (GW) de viento y 17GW de energía solar se instalaron durante 2010, elevando la capacidad de energía limpia global a 388GW.

El informe «¿Quién va a ganar la carrera de energía limpia?» -que utiliza los datos recopilados por Bloomberg New Energy Finance- examinó las tendencias tecnológicas en las principales economías del G20.

«En cuanto a las tendencias mundiales, el sector solar experimenta el mayor crecimiento entre las diversas tecnologías», observó Michael Liebreich, presidente ejecutivo de Bloomberg New Energy Finance.

«La disminución de los precios y el generoso apoyo del gobierno en países clave ayudó al sector solar a que obtuviera 40% de la inversión total de energía limpia en 2010», añadió.

Alternativa de futuro

«Países como China, Alemania e India resultaron atractivos a los financieros, porque cuentan con políticas nacionales que respaldan las normas sobre energía renovable, objetivos de reducción de carbono y/o incentivos para la inversión y la producción, que pueden generar certeza a largo plazo para los inversores», indicó Phyllis Cuttino, directora del Programa de Energía Limpia de Pew.

Liebreich concluyó diciendo que hechos como los disturbios en el mundo islámico y el terremoto en Japón influirán en el terreno de la energía limpia».

En sus palabras, «es difícil recordar la última vez que la energía limpia causó una catástrofe de cualquier magnitud. Si quienes diseñan las políticas y los inversionistas tienen en cuenta el factor riesgo, es probable que veamos otra corriente de apoyo a la industria de energía limpia».

Fuente: BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.