El mono de Berbería, más conocido como el mono de Gibraltar, tiene su mayor población en Marruecos y Argelia, de donde podría desaparecer en los próximos años debido a la destrucción de su hábitat y su venta ilegal en Europa, que se canaliza, principalmente, a través de España.

Su situación ha sido tratada esta semana en la decimoséptima reunión de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies (CITES) que se celebra en Johannesburgo, donde los delegados de los países signatarios le han otorgado el máximo nivel de protección a propuesta de la Unión Europea (UE) y Marruecos.

citesprohibecomerciopangolinmonodegibraltar

Al borde de la extinción

La población total de la única especie de primate africano que habita al norte del Sáhara se estimaba en 1977 en 23.000 ejemplares, 17.000 de ellos en Marruecos, donde en la actualidad quedan solo entre 6.000 y 7.000 monos de Gibraltar. La destrucción de sus hábitats sigue siendo la principal razón de este caída, pero el tráfico de la especie está aumentando y poniendo aún más en peligro la sostenibilidad de sus poblaciones, que podrían extinguirse.

El llamado «Paso del Estrecho» finaliza cada mes de septiembre en la costa meridional española con un nuevo récord en el número de personas que cruzan el Mediterráneo con destino a África. Son, en su mayoría, marroquíes y argelinos que viven en Francia, España, Holanda y Bélgica, y que conducen hasta puertos como Algeciras o Tarifa para embarcar sus vehículos en los ferrys que les llevarán a pasar las vacaciones de verano en sus países de origen.

Van cargados de todo tipo de provisiones para sus familias, y regresan semanas después a sus hogares con los carros igual de llenos. En su equipaje de vuelta, en muchas ocasiones, esconden un mono de Berbería sedado con drogas que les ha facilitado el propio vendedor.

 photo elmonodegibraltarpodriaextinguirsemuypronto2.jpg

Víctimas del capricho humano

«Acaban en España, Francia, Bélgica y Holanda. La mayoría se quedan el animal para ellos, como una mascota, pero también se ponen a la venta en internet», dice a Efe Rikkert Reijnen, del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW). «En Marruecos pueden comprarse por 200 ó 300 euros, y una vez en la UE se venden por 2.000, 3.000 ó 4.000 euros», añade.

Son capturados en las montañas del Atlas, donde los monos son relativamente dóciles y fáciles de abordar al estar acostumbrados a que los turistas les fotografíen y les den de comer. «Las cantidades de animales introducidas ilegalmente no son grandes, pero para una población tan reducida y fragmentada tiene un impacto muy negativo», explica Reijnen. Los ejemplares capturados son normalmente de corta edad, lo que daña gravemente el equilibrio de las poblaciones.

Arrancados de su entorno natural, y de los grupos de primates en los que viven, los monos de Gibraltar desarrollan en Europa graves problemas de salud y comportamiento, volviéndose a menudo violentos y llegando a automutilarse.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.