Los perros son capaces de detectar las primeras etapas del cáncer de colon y recto luego de olfatear el aliento o heces de los pacientes. Un estudio llevado a cabo en Japón descubrió que los caninos pueden detectar la enfermedad con un “alto grado de precisión”, incluso en las etapas más prematuras del cáncer.

Según afirman los científicos en la revista Gut, esto sugiere que ciertos compuestos químicos de tipos específicos de cáncer podrían ser detectados antes de que se propaguen a otras zonas del cuerpo.

Y aunque los investigadores de la Universidad Kyushu subrayan que están conscientes de las dificultades de utilizar perros en las pruebas rutinarias de detección de la enfermedad, creen que el estudio debe abrir la puerta a la posibilidad de desarrollar nuevos sistemas basados en el sistema olfativo de estos animales.

Sólo el perro conoce la respuesta

Los científicos japoneses entrenaron a Marine, un Labrador Retriever de ocho años de edad, para que completara 74 pruebas olfativas durante un período de varios meses. Cada prueba incluía cinco muestras de aliento (de 100 a 200 ml.) y de heces (de 50 ml.), de las cuales sólo una era cancerosa. Las muestras provenían de 48 personas con cáncer colorrectal confirmado y 258 voluntarios que no tenían la enfermedad, o que la habían tenido en el pasado.

Según el Dr. Hideto Sonoda, “El olor específico del cáncer sí existe, pero los compuestos químicos todavía son desconocidos. Sólo el perro conoce la verdadera respuesta”.

Pasando la prueba

Según los científicos, el animal logró identificar exitosamente las muestras cancerosas en 33 de las 36 pruebas de aliento y en 37 de las 38 muestras de heces.

Y las muestras de fumadores o de personas con otros tipos de problemas intestinales -que los científicos creían podían ocultar o interferir con los olores de la enfermedad- no presentaron ningún problema para el perro. Las pruebas rutinarias de cáncer colorrectal requieren el análisis de pequeñas muestras de sangre en las heces, pero los expertos creen que éstas sólo detectan uno de cada 10 casos de cáncer en sus primeras etapas.

Sin embargo explica el Dr. Sonoda “va a ser difícil introducir la detección olfativa canina a la práctica clínica debido al costo y tiempo requeridos para entrenar y educar a un perro…Por lo tanto será necesario identificar los compuestos orgánicos volátiles específicos que pueden detectar los perros y desarrollar un sensor de detección prematura de cáncer que pueda sustituir al criterio olfativo canino”.

Fuente: BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.