El Mediterráneo se verá afectado por olas de calor cada vez más fuertes, sequías e incendios sobrealimentados por el aumento de las temperaturas, según un borrador de evaluación de Naciones Unidas visto exclusivamente por la agencia de noticias AFP que advierte que la región es un «punto crítico del cambio climático».

La evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que se publicará el próximo año, detalla los impactos futuros que tendrá la contaminación por carbono en la región, que esta semana registró temperaturas por encima del promedio mientras Grecia y Turquía luchan contra incendios récord.

Riesgo climático

Los más de 500 millones de habitantes del Mediterráneo enfrentan «riesgos climáticos altamente interconectados», dice un capítulo dedicado a la región en un borrador del informe del Grupo de Trabajo II del IPCC sobre impactos climáticos, que se publicará oficialmente en febrero de 2022.

«Los motivos de preocupación incluyen los riesgos relacionados con el aumento del nivel del mar, la pérdida de diversidad biológica terrestre y marina, los riesgos relacionados con la sequía, los incendios forestales, las alteraciones del ciclo del agua, la producción de alimentos en peligro, los riesgos para la salud en asentamientos urbanos y rurales por el calor y la alteración de los vectores de enfermedades”, destacan en su sombría evaluación.

El borrador predice que es probable que las temperaturas en todo el Mediterráneo aumenten más rápido que el promedio mundial en las próximas décadas, amenazando los sectores vitales de agricultura, pesca y turismo de la región. Decenas de millones más de habitantes enfrentarán un mayor riesgo de escasez de agua, inundaciones costeras y exposición a un calor extremo potencialmente mortal, advierte.

Disminución del rendimiento de cultivos

Dependiendo de la rapidez con la que la humanidad controle sus emisiones de gases de efecto invernadero, algunas regiones mediterráneas podrían ver disminuir el rendimiento de los cultivos en un 64%, predice el borrador. Actualmente, el 71% del PIB de la región de Medio Oriente y África del Norte está expuesto a un estrés hídrico alto o muy alto, exponiendo a el 61% de su población, dice.

Se prevé que el área de bosques quemada en la Europa mediterránea aumente hasta en un 87% si la temperatura superficial promedio de la Tierra se calienta dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y hasta un 187% en un mundo 3° C más cálido. El calentamiento global ha hecho que el planeta se caliente 1,1 ° C hasta ahora.

Si bien no se prevé que sea la región del mundo más afectada por el aumento de las temperaturas, el borrador del IPCC identifica al Mediterráneo como un «punto crítico del cambio climático».

Temperatura límite

La evaluación más completa de los impactos climáticos jamás reunida concluye que solo un escenario en el que el calentamiento global se limita a menos de 2°C (el objetivo principal del Acuerdo de París de 2015) «probablemente mantendrá asentamientos costeros, sitios de patrimonio cultural, ecosistemas terrestres y oceánicos en un estado viable en la mayor parte de la cuenca (mediterránea)».

Decenas de millones más de habitantes enfrentarán una mayor escasez de agua, riesgo de inundaciones costeras y exposición a un calor extremo potencialmente mortal, advierte el borrador. Aunque los incendios individuales como los de Grecia y Turquía son difíciles de culpar directamente a las temperaturas más cálidas, las olas de calor y las sequías causadas por el cambio climático están aumentando su probabilidad.

El borrador del IPCC predice que hasta 93 millones más de personas en el norte del Mediterráneo podrían enfrentar un estrés por calor alto o muy alto a mediados de siglo. Dependiendo de cuán agresivamente la humanidad reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero, el riesgo de muerte relacionada con el calor para las personas mayores en el Medio Oriente y África del Norte será entre tres y 30 veces mayor para fines de siglo, muestra.

Condiciones extremas

Matthew Jones, investigador del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de East Anglia, dijo que el número promedio de días en los que el Mediterráneo enfrenta condiciones climáticas extremas de incendios se ha duplicado aproximadamente desde la década de 1980.

«El cambio climático está forzando a los paisajes mediterráneos a un estado inflamable con mayor regularidad al secar la vegetación y prepararla para que se queme», dijo. La calidad del aire se ha reducido drásticamente en las regiones en llamas de Grecia y Turquía, y la contaminación generada por las llamas ha llegado hasta Chipre, aseguró por su parte Mark Parrington, científico principal del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico de la UE.

Con una población que alcanzará los 657 millones en 2050 en áreas mediterráneas vulnerables a eventos extremos, es probable que más personas se vean afectadas en el futuro. «Incluso si los humanos no estuvieran cambiando el clima, el riesgo de este tipo de desastres estaría siempre presente y aumentaría sustancialmente», explicó Ilan Kelman, profesor de desastres y salud en el Instituto de Riesgo y Reducción de Desastres de la University College London.

«Estamos poniendo a más personas y propiedades en peligro y no estamos capacitando a las personas para que puedan lidiar con eventos ambientales atípicos como incendios, inundaciones y sequías”, concluyó.

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.