Según un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores japoneses, el pez damisela se ocupa de limpiar cuidadosamente los jardines de algas de los arrecifes de coral.

Con su boca, el pez damisela quita de su parcela las algas que no quiere, para que se desarrolle más vigorosamente un tipo de alga roja, una de las pocas que pueden consumir.

Ayuda oportuna

Sin la ayuda de estos peces, el alga debe enfrentar la dura competencia de otras que crecen más fácilmente y en muchos casos, no llega a sobrevivir.

El hallazgo sorprendió a los científicos, que por primera vez hallaron en el mar esta relación de interdependencia por la cual estas dos especies se benefician mutuamente y que se conoce como simbiosis.

“Es una relación muy común en tierra, pero nunca antes habíamos notado esta clase de interacción en un ecosistema marino”, le dijo a BBC Hiroki Hata, investigador de la Escuela de Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Ehime, en Japón, y autor principal del estudio.

Para el pez damisela limpiar su huerto es crucial, porque sólo puede comer una cierta variedad de algas. Su organismo carece de órganos y encimas digestivas que le permitan digerir especies de algas más fibrosas que las rojas.

Fuente: BBC, Agencias

1 COMENTARIO

  1. EXCELENTE ARTICULO..NO CABE DUDA QUE DIOS NO CREO LA BIODIVERSIDAD EN EL PLANETA SOLO DE LUJO;CADA ESPECIE TIENE UNA FUNCIÓN DETERMINADA PARA CONSERVAR EL ECOSISTEMA EN NUESTRO PLANETA… POR ESA RAZON RESULTA LAMENTABLE QUE MUCHOS SERES HUMANOS NO CREEN CONSCIENCIA DE LA IMPORTANCIA QUE TIENE CONSERVAR NUESTRO ECOSISTEMA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.