Respirar el humo de los autos aumenta las posibilidades de ocurrencia de infartos cardíacos sobre todo en las seis horas posteriores a la exposición, destaca un reciente estudio publicado en la British Medical Journal.

Más que una causa, esa contaminación vehicular acelera el riesgo de sufrir la enfermedad coronaria, señalan los autores, de la Fundación Británica del Corazón.

Contaminación y corazón

Ese humo inhalado puede tener un grave efecto en la salud del corazón, debido a que puede espesar la sangre y elevar las probabilidades de formación de un coágulo. Esto incrementa el riesgo de sufrir un infarto, señalan.

Si a usted le diagnostican una enfermedad coronaria evite pasar largos períodos en el exterior en zonas donde hay probabilidades de contaminantes ambientales sobre todo de tráfico, sugieren los autores.

Como parte de los estudios, los investigadores calcularon en unas 80 mil personas, los niveles de partículas suspendidas, entre ellas, ozono, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre. Después lo compararon con la aparición de los síntomas de un infarto, explican.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.