La rápida expansión industrial de las ciudades chinas está poniendo en riesgo a los delfines, en especial a una variedad rara, el blanco, que está entre las especies marinas amenazadas, advierten especialistas.

El delfín blanco, notorio por su particular coloración gris clara o, en algunos casos, rosada, abunda en las aguas de la bahía de Sanniang, en la región autónoma de Guangxi, cerca de la ciudad de Qinzou.

Hasta ahora estas aguas eran un santuario relativamente seguro para los delfines, pero las ciudades ribereñas viven un desarrollo explosivo, con cientos de fábricas que trabajan para las grandes multinacionales de electrónica y otros sectores.

Desarrollo vs Hábitat

Pan Weshi, un profesor conocido por sus investigaciones sobre los osos panda gigantes, y en general sobre el hábitat natural de los animales en China, fue quien dio la alarma sobre la situación de los delfines.

“Toda la zona -dijo el profesor Pan- se está industrializando rápidamente y Qinzhou podría convertirse en poco tiempo en una nueva Shenzen”, la ciudad zona franca sede de muchísimas empresas e industrias en el sur de China.

El plan de desarrollo de Qinzhou para 2010, adoptado en marzo, prevé entre sus prioridades la construcción de una zona industrial, de un nuevo puerto y de un centro para el desarrollo de las relaciones comerciales entre China y los países vecinos del sureste asiático.

Fuente: EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.