[dropcap]J[/dropcap]ames Lovelock, el autor de la Teoría de Gaia, se desmarcó recientemente con una de las críticas más duras hasta la fecha contra el movimiento ecologista ante la cumbre de Río +20. A sus 92 años, en declaraciones a el diario británico The Guardian, el prestigioso científico acusa a la “religión verde de usar la misma estrategia que el cristianismo”.

[quote]”Yo no sé si la gente se ha dado cuenta pero los términos que se usan son los mismos que en la religión. Los verdes explotan el sentido de culpabilidad. Y no te puedes ganar a la gente haciéndoles sentir culpables de poner CO2 en la atmósfera”, asegura.[/quote]

Photobucket

Alarmismo y contradicciones

Lovelock admite a estas alturas que él mismo pecó de alarmismo en 2006, cuando vaticinó que el cambio climático provocaría la muerte de millones de personas en este siglo y la emigración masiva hacia el norte. “Lo cierto es que no tenemos la certeza de lo que ocurrirá con el clima”, asegura ahora, no sin antes atacar también a los escépticos.

Ellos también tienen su propia religión (los escépticos). Creen que el mundo estaba muy bien antes de que llegaran estos malditos (los verdes) y que podemos dar una marcha atrás de veinte años. Eso es estúpido también”, señala.

Lovelock, que ‘brincó la talanquera’ hace años dando su apoyo a la energía nuclear, admite que el accidente de Fukushima ha “reducido dramáticamente” la posibilidad de una segunda edad de oro: “Construir una planta nuclear es ahora muy caro y poco práctico”.

Photobucket

Infografía: http://fracturahidraulicano.wordpress.com/

El fracking “es mejor”

Sin embargo, el padre de la teoría Gaia apoya abiertamente el “fracking” (la fractura hidráulica) para obtener gas natural y pese a haberse convertido en la nueva “bestia negra” de los movimientos ecologistas, por los altos riesgos de movimientos sísmicos y contaminación de acuíferos.

[quote]”El ‘fracking’ nos va a permitir ganar algo de tiempo y podemos aprender a adaptarnos”, sostiene Lovelock, que no oculta tampoco su creciente desinterés hacia las energía limpias y en especial hacia la energía eólica. “Nos precipitamos hacia las renovables casi sin persarlo”, asegura, “y lo cierto es que los planes que teníamos son desesperadamente ineficientes y desagradables”.[/quote]

La hipótesis de Gaia (la Tierra como un inmenso organismo autorregulado) sigue siendo un referente obligado para el movimiento ecologista, aunque lo cierto es que Lovelock –que no se considera “ni de la derecha ni de la izquierda”- ha sido abandonado a su suerte en los últimos años por su grupo de seguidores en los años ochenta y noventa.

Establecido ahora en la costa de Dorset dice: “no creo que el mar suba más de 60 centímetros este siglo”. Ha cedido su archivo y su laboratorio al Museo de Ciencias de Londres y trabaja en su próximo libro, autobiográfico y en un tono más positivo que los últimos: ‘Aventuras de un científico solitario’.

Fuente: Diario El Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.