La cantidad de materia prima o recursos naturales consumidos por la humanidad ha superado los 100 mil millones de toneladas cada año, según revela un informe, pero la proporción que se recicla está disminuyendo.

Las emergencias climáticas y de vida silvestre son impulsadas por la extracción insostenible de combustibles fósiles, metales, materiales de construcción y árboles. Los autores del informe advierten que tratar los recursos del mundo como ilimitados está conduciendo a un desastre global.

El desafío de la economía circular

Los materiales utilizados por la economía global se han cuadruplicado desde 1970, mucho más rápido que la población, que se ha duplicado. En los últimos dos años, el consumo ha aumentado en más del 8%, pero la reutilización de recursos ha caído del 9,1% al 8,6%.

El informe, del grupo de expertos Circle Economy, fue presentado en el Foro Económico Mundial en Davos y muestra que, en promedio, cada persona en la Tierra usa más de 13 toneladas de materiales por año. Pero el informe también encontró que algunas naciones están dando pasos hacia economías circulares en las que la energía renovable sustenta los sistemas donde los desechos y la contaminación se reducen a cero.

«Nos arriesgamos a un desastre global si continuamos tratando los recursos del mundo como si fueran ilimitados», dijo Harald Friedl, director ejecutivo de Circle Economy. «Los gobiernos deben adoptar urgentemente soluciones de economía circular si queremos lograr una alta calidad de vida para cerca de 10.000 millones de personas a mediados de siglo sin desestabilizar los procesos planetarios críticos».

“Esta voracidad debe ser detenida”

Marc de Wit, autor principal del informe, dijo: «Todavía estamos fomentando el crecimiento de la población en el exceso de extracción de materiales vírgenes. No podemos hacer esto indefinidamente: nuestra hambre de materia prima debe ser detenida».

El informe encontró que se consumieron 100.600 millones de toneladas de materia prima en 2017, el último año para el que hay datos disponibles. La mitad del total es arena, arcilla, grava y cemento utilizados para la construcción, junto con los otros minerales extraídos para producir fertilizantes. El carbón, el petróleo y el gas representan el 15% y los minerales metálicos el 10%. El último segmento lo conforman las plantas y los árboles utilizados para la alimentación y el combustible.

La mayor parte de los materiales (40%) se convierte en viviendas. Otras categorías importantes incluyen alimentos, transporte, atención médica, comunicaciones y bienes de consumo, como ropa y muebles.

Un ciclo de consumo letal para el planeta

Casi un tercio de los materiales anuales permanecen en uso después de un año, como edificios y vehículos. Pero el 15% se emite a la atmósfera como gases que calientan el clima y casi una cuarta parte se desecha al ambiente, como el plástico en las vías fluviales y los océanos. Un tercio de los materiales se trata como desecho, que en su mayoría se destina a vertederos y minería de desechos. Solo el 8,6% se recicla.

«Este informe genera una alarma para todos los gobiernos», dijo Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile. «Necesitamos desplegar todas las políticas para catalizar realmente esta transformación [hacia una economía circular]».

Cristianne Close, del grupo de conservación WWF, dijo: «La economía circular proporciona un marco para reducir nuestros impactos, proteger los ecosistemas y vivir dentro de las capacidades del planeta».

Fomento del reciclaje en cada país

El informe dice que aumentar el reciclaje puede hacer que las economías sean más competitivas, mejorar las condiciones de vida y ayudar a cumplir los objetivos de emisiones y evitar la deforestación. Informó que 13 países europeos han adoptado hojas de ruta de economía circular, incluidos Francia, Alemania y España, y que Colombia se convirtió en el primer país latinoamericano en lanzar una política similar en 2019.

La prohibición de las importaciones de desechos de China apunta a fomentar el reciclaje doméstico, según el informe, pero también ha estimulado el desarrollo de estrategias de economía circular en Australia y otros países que exportaron previamente sus desechos a China.

Janez Potočnik, ex comisionado europeo de medio ambiente y copresidente del panel internacional de recursos del Programa de Medio Ambiente de la ONU, dijo que el mundo necesitaba aprender a hacer más con menos y reemplazar la propiedad con el intercambio, como se ve cada vez más con los automóviles.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.