Los científicos han estado advirtiendo durante mucho tiempo que el clima extremo podría causar calamidades en el futuro. Pero en América del Sur, que en el último mes ha tenido deslizamientos de tierra mortales en Brasil, Colombia y Bolivia, incendios forestales en los humedales argentinos e inundaciones en el Amazonas tan severas que arruinaron las cosechas, ese futuro ya está aquí.

En solo tres horas el 15 de febrero, la ciudad de Petrópolis, ubicada en las montañas boscosas sobre Río de Janeiro, recibió más de 25 cm de lluvia, una cantidad nunca registrada en un solo día desde que las autoridades comenzaron a llevar registros en 1932. Los deslizamientos de tierra subsiguientes terminaron con la vida de más de 200 personas y dejó a casi 1.000 sin hogar.

Inundaciones y sequía

Un informe publicado el lunes por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) corrobora lo que muchos en el terreno están presenciando con sus propios ojos. El calentamiento global está alterando la intensidad y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, como El Niño y La Niña, el calentamiento y enfriamiento natural de partes del Pacífico que altera los patrones climáticos en todo el mundo. Estos eventos también se han vuelto más difíciles de predecir, causando daños adicionales, según el informe.

«Se prevé que el cambio climático convierta los riesgos existentes en la región en riesgos clave graves», dijo el informe. Hasta 2020, había mucha agua, pantanos, lagos y lagunas estancadas en los Esteros del Iberá de Argentina, uno de los ecosistemas más grandes del mundo. Pero una sequía histórica del río Paraná secó gran parte de él; sus aguas se encuentran en el nivel más bajo desde 1944. Desde enero ha sido escenario de furiosos incendios.

Y esta semana, el 70% de la remota ciudad de Jordao en la selva amazónica de Brasil quedó sumergida por el desbordamiento de dos ríos. Un fenómeno que ha destrozado la vida de miles de personas en la región, incluidas 32 comunidades indígenas.

Los gobiernos no han escuchado las advertencias

América Central y del Sur es la segunda región más urbanizada del mundo después de América del Norte, con el 81% por ciento de su población residiendo en ciudades. En este contexto, los bosques juegan un papel vital para estabilizar los climas locales y ayudar al mundo a cumplir los ambiciosos objetivos de temperatura establecidos por el Acuerdo de París de 2015, dicen los expertos.

Toda la selva amazónica almacena entre 150 y 200 mil millones de toneladas de carbono en la vegetación y el suelo, según Carlos Nobre, un destacado científico climático brasileño que ha estudiado el bioma durante varias décadas. «Es un depósito enorme», dijo Nobre a The Associated Press en una entrevista telefónica. «Si pierdes el bosque, este dióxido de carbono, un importante gas de efecto invernadero, se va a la atmósfera. Es muy importante mantener el bosque».

Pero la mayoría de los gobiernos de la región no han hecho caso a las advertencias del IPCC ni han detenido la destrucción. Muchos líderes sudamericanos han guardado silencio sobre las actividades ilegales de tala y minería en regiones sensibles. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha ido más allá, alentándolo abiertamente tanto con sus palabras como debilitando las agencias y regulaciones ambientales.

El flagelo de la tala ilegal

Incluso en Colombia, donde el gobierno asegura estar frenando la tala ilegal, un reciente aumento de los incendios forestales llevó a más de 150 académicos y activistas internacionales a enviar la semana pasada una carta instando al gobierno a adoptar una postura más agresiva.

De hecho, los fiscales y la policía locales han dicho que la región depende cada vez más de los activistas para la preservación, ya sea para prevenir la deforestación que provoca cambios drásticos en el clima o para hacer frente a las consecuencias de la degradación ambiental.

Alejandra Boloqui, de 54 años, administra una reserva natural privada en los Esteros del Iberá en Argentina y ha estado ayudando a los bomberos a librar su lucha desesperada contra las llamas. La semana pasada grabó una escena en su teléfono que la inundó de tristeza: una decena de caimanes huyendo de las llamas y caminando por un camino de tierra en busca de agua.

«Cuando comencé a filmarlos, lloré. Sentí que me decían: ‘Me he quedado sin casa, me voy'», dijo Boloqui a la AP. «Me llamó la atención ver tantos caimanes moviéndose juntos durante el día… Son reptiles muy lentos que se mueven de noche para evitar el calor».

El drama de la fauna silvestre

Ellos, junto con muchos otros animales, encontraron refugio temporal en una laguna cercana que se había secado debido a la falta de lluvia y que desde entonces ha sido rellenada artificialmente con bombas de agua solares. Las autoridades locales atribuyeron los incendios a la quema de pastos para la ganadería, que está prohibida desde diciembre. Los expertos del IPCC enfatizan en el informe que las sequías sientan las bases para los incendios que se propagan rápidamente.

Las regiones sur y sureste de Brasil enfrentaron el año pasado sus peores sequías en nueve décadas, lo que aumentó el espectro de un posible racionamiento de energía dada la dependencia de la red de plantas hidroeléctricas. Simultáneamente, en Manaos, la ciudad más grande de la Amazonía, los ríos crecieron a niveles no vistos en más de un siglo de registros, inundando calles y casas y afectando a unas 450.000 personas en la región.

Esta semana, con la mayor parte de la ciudad amazónica de Jordao sumergida bajo el agua, el líder indígena y guardabosques Josias Kaxinawá está trabajando para brindar todo el apoyo que pueda a docenas de comunidades. Pasó todo el miércoles rescatando personas y sus pertenencias usando su pequeño bote equipado con un motor fuera de borda.

Los ríos Jordao y Tarauaca se unen durante la temporada de lluvias, que Kaxinawá y sus vecinos no esperaban hasta varias semanas más. Pero esta vez, a diferencia del año pasado, las lluvias no solo llegaron demasiado pronto, sino también brutalmente, dijo a la AP.

Aldeas devastadas

«Estamos viviendo nuestro peor momento. Inundaciones, lluvias, vientos. El cambio climático nos está creando más problemas. Estamos perdiendo muchas cosas, botes, electrodomésticos, todos los cultivos que hicimos el año pasado», dijo Kaxinawá por teléfono desde Jordao. , y agregó que nunca había visto tanta lluvia en su área. «Nos preocupamos por el futuro», dijo. Agregó que la producción agrícola de la pequeña ciudad está «prácticamente toda destruida».

Esto concuerda con el informe del IPCC, que dice que los cambios en el momento y la magnitud de las precipitaciones junto con las temperaturas extremas están afectando la producción agrícola en América Central y del Sur. «Se prevé que empeoren los impactos en los medios de vida rurales y la seguridad alimentaria, en particular para los pequeños y medianos agricultores y los pueblos indígenas de las montañas», se lee en el informe.

El gobierno del estado de Acre dijo que al menos 76 familias han perdido sus hogares en Jordao y sus alrededores, la mayoría indígenas y que ahora viven en un refugio local. Pero el alcalde Naudo Ribeiro admitió que se subestimó el conteo. «Esto fue demasiado rápido, no hay forma de prepararse cuando sucede así», dijo Ribeiro a los medios locales.

A más de 3.400 kilómetros de distancia en Petrópolis, la ciudad brasileña devastada por deslizamientos de tierra la semana pasada, el alcalde Rubens Bomtempo hizo un comentario similar a los periodistas apenas unos días antes. «Esto fue totalmente impredecible», dijo Bomtempo. «Nadie podría predecir una lluvia tan fuerte como esta». El informe del IPCC sugiere que eventos como estos seguirán sacudiendo en la región.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.