El Collalba gris recorre unos 30 mil kilómetros por año. Pasa la temporada cálida en el Ártico e inverna en el África subsahariana, según un estudio publicado esta semana.

“En relación con su tamaño, este ciclo migratorio es uno de los más largos que se haya observado para algún ave en el mundo”, estima el estudio publicado el martes en la revista Biology Letters de la Academia de Ciencias británica.

Travesía agotadora

Se sabe que estos pequeños pájaros insectívoros -pesan 25 gramos- se reproducen en el norte de Canadá y en Alaska y que migran hacia diferentes regiones de África. Pero los científicos ignoraban hasta ahora con precisión si todos seguían la misma ruta y si los diferentes grupos de collalbas grises (Oenanthe oenanthe) se mezclaban.

Con la utilización de sistemas de seguimiento miniaturizados de sólo 1,2 gramos, biólogos canadienses y alemanes pudieron finalmente seguir el trayecto de algunas de estas aves durante varios meses. Los científicos equiparon a treinta de estas pequeñas aves con minúsculos arneses con balizas en las montañas de Alaska y otras dieciséis en la isla de Baffin, situada en la costa ártica oriental de Canadá, del otro lado del continente.

Aunque sólo cinco de los treinta pájaros de Alaska equipados en 2009 regresaron al año siguiente, el análisis del detector, que registraba dos veces por día la luz solar, mostró que pasaron el invierno en Africa del Este, en Sudán, Uganda y Kenia.

Durante el otoño los pájaros sobrevolaron el norte de Rusia y Kazajistán y atravesaron luego el desierto de Arabia. Un viaje de unos 14.600 kilómetros que les llevó unos 90 días en promedio. En la primavera siguiente, los pájaros siguieron la misma ruta migratoria en sentido inverso, en sólo 55 días.

2 continentes, la misma ave

Mientras tanto, las 16 aves marcados en el este de Canadá en 2010 recorrieron los 3.400 kilómetros que separan la isla de Baffin de las islas británicas en sólo cuatro días, a una velocidad promedio de 850 kilómetros por día, señala el estudio.

Los pájaros equipados con el dispositivo de seguimiento en Canadá se orientaron entonces hacia el sur, atravesando Europa para invernar en las costas de Mauritania. Regresaron luego por el mismo camino cuando comenzó la primavera.

“Son migraciones increíbles, en especial para un ave de este tamaño”, resumió Ryan Norris de la universidad canadiense de Guelph, Ontario. “Es el único pájaro terrestre conocido que une físicamente dos ecosistemas radicalmente diferentes entre el Viejo Mundo y las regiones árticas del Nuevo Mundo”, concluyó.

Fuente: AFP, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.