No solo los animales marinos se ven afectados por el plástico. Hace unos meses, un ciervo fue hallado muerto en Tailandia con siete kilos de residuos en su estómago, entre los que había mucho plástico. Ahora, un nuevo video filmado en Wisconsin, EEUU, presenta un nuevo caso de un animal cuya vida ha estado en peligro por culpa de los residuos plásticos humanos según informa el diario La Vanguardia.

Por suerte, esta vez, la historia tiene un final feliz. Y es que una familia consiguió liberar a un oso que nadaba con un bidón de plástico en la cabeza. El matrimonio formado por Tricia y Brian Hurt y su hijo, Brady, estaban pescando el pasado sábado en el lago Marsh Miller, en el condado de Chippewa, en el oeste de Wisconsin (Estados Unidos), cuando de repente observaron un animal con un extraño comportamiento.

Acción ejemplar

Al principio pensaron que era un perro nadando, pero al acercase más cerca, vieron que se trataba de una cría de oso pardo. Lo más terrible es que tenía la cabeza atrapada dentro de un bidón de plástico. Al darse cuenta de la situación, se acercaron con su bote al animal para tratar de ayudarle. El primer intento de sacar el bidón de la cabeza del oso falló. A la segunda, lo consiguieron. Los Hurt grabaron su hazaña y compartieron el video en Facebook.

“Eso fue lo que más recuerdo, ese oso jadeando fuertemente, tratando de respirar. ¿Te imaginas tener eso en el agua, y no poder respirar?”, explica Brian Hurt en declaraciones a Associated Press. Tricia Hurt, por su parte, cree que si hubieran pasado dos minutos antes o después, probablemente no se habrían cruzado con el oso, lo que lo hubiese llevado probablemente a morir ahogado.

El bidón, cuyo contenido era de bolas de queso por lo que se lee en su etiqueta, se estaba llenando peligrosamente de agua. En el video se ve como, tras conseguir sacarle el bidón, el oso llega por fin a la orilla y sale del lago sano y salvo. Brian Hurt cree que el oso tenía un año y probablemente todavía estaba con su madre. Lo observaron durante todo el camino hasta que llegó a la orilla. “Lo escuchamos caer y colapsar en la costa, así que en ese momento yo sabía que estaba seguro”, explica.

Tras salvar al oso, los Hurt fueron a un centro turístico cercano. Algunas personas que vieron el rescate les dijeron que el animal llevaba varios días así. Los lugareños habían estado buscando la manera de conseguir que el Departamento de Recursos Naturales de Wisconsin lo ayudara.

Fuente: https://www.lavanguardia.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.