Tan solo unos días después de la celebración de la cumbre climática COP26, EEUU realizó este miércoles una histórica concesión para la perforación en alta mar de petróleo y gas en el golfo de México, que generó más de 190 millones de dólares, según informa Reuters.

La Oficina de Gestión de Energía Oceánica, una rama del Departamento de Interior de la administración de Joe Biden, ofreció a los compradores 324.000 km2, un área similar al del estado de Nuevo México. Asimismo, la subasta federal otorgaba la posibilidad de construcción de plataformas a unos 371 kilómetros de la costa y perforación a profundidades submarinas de hasta 3.352 metros, a la vez que la producción prometida se situaba en torno a unos 1.120 millones de barriles de petróleo y 4,2 billones de pies cúbicos de gas natural durante las próximas cinco décadas.

Potencial de emisión de 516 millones de toneladas métricas de GEI

Entre los principales compradores de este miércoles estuvieron las petroleras estadounidenses Exxon Mobil Corp y Chevron Corp. Chevron fue el mayor inversor en la subasta, con 47,1 millones de dólares, seguido de Anadarko, propiedad de Occidental Petroleum Corp., BP y Royal Dutch Shell. Por su parte, Exxon adquirió casi un tercio del paquete por 14,9 millones de dólares, posicionándose como el mayor comprador por superficie.

Según reportes, se vendieron en total alrededor de 687.965 hectáreas y los ingresos de la venta se situaron en 191.688.984 dólares, convirtiéndola en la subasta de mayor rendimiento desde marzo del 2019.

Sin embargo, las cifras récord generaron una ola de críticas y preocupación por el impacto en el medio ambiente que puede generar la explotación. Según el Centro de Diversidad Biológica, citado por CNBC, su producción tiene el potencial de emitir más de 516 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero a la atmósfera, el equivalente a las emisiones anuales de 130 centrales eléctricas de carbón o 112 millones de automóviles.

Una prohibición que se perdió en los tribunales

«La administración Biden está encendiendo la mecha de una enorme bomba de carbono en el golfo de México», aseguró Kristen Monsell, directora legal de océanos del Centro para la Diversidad Biológica. «Es difícil imaginar una acción más peligrosa e hipócrita después de la cumbre climática». «Esto conducirá inevitablemente a más derrames de petróleo catastróficos, más contaminación climática tóxica y más sufrimiento para las comunidades y la vida silvestre a lo largo de la costa del Golfo», aseguró.

Por su parte, el presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, Raúl Grijalva, se pronunció el día anterior a la subasta, insistiendo en que EEUU «da un paso en la dirección equivocada» al incumplir las promesas sobre la reducción de las emisiones que el presidente Biden anunció en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, celebrada en Glasgow.

«Esta administración fue a Escocia y le dijo al mundo que el liderazgo climático de Estados Unidos está de regreso, y ahora está a punto de entregar 80 millones de acres de aguas públicas en el golfo de México a compañías de combustibles fósiles», afirmó Grijalva a través de un comunicado. «La venta de arrendamiento de mañana es un paso en la dirección equivocada y la administración debe hacerlo mejor», señaló.

Cabe recordar que la administración de Biden, intentó suspender las concesiones petroleras federales para combatir el calentamiento global, pero un tribunal hizo caso omiso a la medida y los obligó a continuar. Sin embargo hay una apelación pendiente.

Fuente: https://actualidad.rt.com/, https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.