Los tornados son un fenómeno meteorológico frecuente y, a menudo, devastador que se observa con mayor frecuencia en los Estados Unidos, pero los meteorólogos aún no pueden decir exactamente cómo se originan. «Los Estados Unidos suelen tener más tornados que en cualquier otro lugar del mundo, aunque pueden ocurrir en casi cualquier lugar», según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

Los más afectados son los estados de las Grandes Llanuras como Kansas, Oklahoma y Texas, aunque también son comunes en muchos otros estados, todos al este de las Montañas Rocosas. Los científicos todavía luchan por determinar la forma precisa en que se forman estas poderosas tormentas.

Un misterio científico

«Gran parte de los tornados sigue siendo un misterio», según el Laboratorio Nacional de Tormentas Severas, parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). «Son raros, mortales y difíciles de predecir, y pueden generar millones o incluso miles de millones de dólares en daños a la propiedad por año».

Lo que se sabe es que generalmente son el resultado de las llamadas tormentas eléctricas «supercélulas» caracterizadas por corrientes ascendentes extremadamente poderosas, según la NOAA. «Dentro de la tormenta, una fuerte cizalladura vertical del viento provoca un cilindro de aire que gira horizontalmente. La corriente ascendente eleva el cilindro giratorio dentro de la supercélula. El cilindro giratorio de aire se estrecha, se estira y gira cada vez más rápido, formando un tornado».

El NWS señala: «Los tornados se desarrollan extremadamente rápido y pueden disiparse con la misma rapidez. La mayoría de los tornados permanecen en el suelo durante menos de 15 minutos. Los tornados son las tormentas más violentas de la naturaleza», según el NWS, con vientos que pueden alcanzar cerca de 500 kph. Pueden causar devastación en un camino de más de 1,6 km de ancho y 80 km de largo, o más.

Testimonios de supervivientes

El devastador tornado que mató a decenas de personas en Kentucky el 11 de diciembre de 2021 se mantuvo en el suelo durante 365 km, dijo el gobernador de Kentucky, Andy Beshear. Eso sería un récord, si se confirma. En promedio, los tornados cobran 50 vidas en los EEUU cada año, dijo la NOAA. La primavera de 2011 trajo la ola de tornados más mortíferos en la historia reciente, con más de 580 personas que perdieron la vida en abril y junio. Causaron daños estimados en $21 mil millones.

Después de que pasa un tornado, los científicos evalúan su fuerza basándose en el daño infligido y en las mediciones de la velocidad del viento. Luego lo clasifican utilizando la escala Fujita mejorada (EF), que asigna calificaciones de EF-0 a EF-5. EF-0 significa daño «leve» y ráfagas de viento de 104 a 136 kph mientras que EF-5 significa ráfagas de más de 321 kph y daño «increíble». (Antes de 2007, la escala Fujita original usaba calificaciones de F-0 a F-5).

El NWS ha recopilado relatos en primera persona de sobrevivientes de tornados como William, un residente de Smithville, Mississippi, que estaba en su casa «viendo las noticias» cuando se desató una poderosa tormenta en 2011. Escuchó a un meteorólogo local decir «la tormenta se acercaba a Smithville y yo me quedé allí mirando, esperando, mirando la televisión y pensando que esto no sucederá».

Experiencia aterradora

«Aproximadamente 30 segundos después, se cortó la luz y toda la casa se sacudió por un minuto y luego se detuvo y pensé que había terminado, así que estaba a punto de levantarme del piso cuando el temblor comenzó de nuevo y esta vez no se detuvo. Sentí que la presión bajaba y, a medida que el temblor se hacía más fuerte, me preocupé. «Entonces sentí como si la casa explotara. Me desperté una hora y media después en un campo a 1/4 de milla de la casa con cortes en el cuerpo y un corte profundo en la cabeza».

Michelle, residente de la pequeña ciudad de Skiakook en Oklahoma, sobrevivió a un tornado de 1991. «Los ruidos que escuché durante el tornado fueron indescriptibles. Recuerdo haber escuchado clavos chirriar de las tablas cuando los sacaban …», dijo. «Cuando todo terminó, el tornado que azotó nuestra ciudad se midió F4. Arrasó varias de las casas de ladrillo en ese vecindario …Tengo artritis reumatoide, por lo que la baja presión intensa me inhabilitó temporalmente. No podía caminar».

«Fue la experiencia más aterradora que jamás haya vivido».

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.