Este año largo de sequía en Texas deja cifras alarmantes en cuanto al abandono de caballos y burros, miles de los cuales ya no pueden ser mantenidos por sus dueños debido al costo del alimento que necesitan.

“Recibimos de 20 a 40 llamadas a la semana sobre caballos dejados a lo largo de la carretera; nadie los reclama como suyos,” dijo Richard Fisher del Save Heaven Equine Rescue (organización para el rescate equino) en Gilmer, al este de Texas. “La policía nos llama todo el tiempo”.


Cruel sequía

El problema, de acuerdo a Dennis Sigler, un especialista de caballos de la Universidad A&M de Texas; es que la sequía ha arruinado los campos de heno, haciendo que los propietarios de los caballos deban cancelar el doble o el triple del valor del alimento, si es que logran conseguir el heno.

El abandono de caballos es un crimen, y la ley estatal establece que lo caballos abandonados deben ser resguardados por el departamento de policía por 18 días, aseguró Fisher.

Después de eso, la mayoría son vendidos a granjas a cualquier precio que les paguen. “La gente no puede costear la comida de los animales”, dijo Fisher. “Están muy ocupados tratando de alimentarse ellos mismos”.

Fuente: Msnbc, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.