Al menos 33 mil personas tuvieron que abandonar sus hogares a causa de un devastador incendio en Colorado, estado norteamericano que enfrenta hoy unas de las peores sequías de su historia. Según las autoridades, la falta de lluvias y los fuertes vientos atizaron las llamas en ese territorio del oeste de Estados Unidos, aunque la combinación ahora con la nieve podría ayudar a controlar el siniestro, reseñó el diario The Colorado Sun.

Las llamas quemaron alrededor de 600 casas, un hotel y un centro comercial en el condado de Boulder y obligaron a miles de residentes a huir para ponerse a salvo, reseñó el rotativo. «Por desgracia, ya se han producido muchos daños. Pero lo único que tenemos a nuestro favor es que, en general, los vientos serán más suaves», dijo David Barjenbruch, experto del Servicio Meteorológico Nacional en Boulder.

Peligrosa sequía

Clint Folsom, alcalde de Superior, dijo a CBS4 a primera hora del viernes que aún no sabe si su propia casa sobrevivió al infierno de la noche del jueves y que muchas personas se preguntan cuándo se les permitirá entrar en la zona. «Es una situación peligrosa», dijo al añadir que los escombros y las brasas siguen flotando en el viento.

Los vientos empujaron el fuego al sur de Superior lo que provocó una evacuación obligatoria del barrio de Meadow View de Westminster. Las autoridades estimaron que unas 370 casas fueron destruidas en el barrio de Sagamore, en Superior, y otras 210 en Old Town Superior. Todavía no se sabe cuántas viviendas se perdieron en Louisville y en las áreas no incorporadas del condado de Boulder.

Uno de los incendios, llamado Middle Fork Fire, se ubicó al norte de Boulder y el otro, Marshall Fire, al sur. Por el número de casas quemadas, el de Marshall podría superar al incendio de Black Forest, que calcinó 489 viviendas y mató a dos personas al norte de Colorado Springs en 2013. También sería más dañino que el de East Troublesome, ocurrido al norte de Kremmling en el condado de Grand en octubre de 2020, y al de Waldo Canyon, cerca de Colorado Springs en 2012.

Estado de desastre

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, proclamó este sábado el estado de desastre en Colorado y exigió que la ayuda federal se ponga a disposición de los afectados por los incendios forestales en el territorio. De acuerdo con las autoridades, los siniestros han destruido hasta ahora más de 500 viviendas en los suburbios de Denver.

La ayuda puede incluir subvenciones federales para viviendas temporales y préstamos para reparar aquellas propiedades no aseguradas, según un comunicado de la Casa Blanca. El mandatario demócrata también señaló que la financiación federal estará disponible para «medidas de mitigación de riesgos en todo el estado», junto con dinero para el gobierno local y organizaciones privadas sin fines de lucro que realizan trabajos de emergencia en el condado de Boulder.

La aprobación de la declaración de desastre se produce días después de que los incendios forestales arrasaran los suburbios del noroeste de Denver y obligaron a cientos de miles de personas a evacuar justo antes del año nuevo. Las autoridades dijeron que siete personas han resultado heridas, pero no se ha informado de ninguna muerte, según medios de prensa locales.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.