No hace falta decir que el consumo desmedido que hace la humanidad de los recursos del planeta está provocando la extinción de especies. Por supuesto, la caza furtiva y la deforestación destruyen directamente la vida, pero hay muchas más industrias humanas que también están contribuyendo enormemente a la desaparición de especies.

La demanda de peces en EEUU se ha vuelto tan alta que el salmón Chinook, la principal fuente de alimento de las orcas del sur, se encuentra en peligro, y las orcas mueren de hambre como resultado. Y si bien este es un factor clave para el declive de las orcas, hay varias razones más que podrían estar causando su desaparición.

Las orcas del sur han sido clasificadas como especie en peligro desde 2005, con una población actual de solo 75 ejemplares, que es la más baja en 30 años. Ni una sola orca del sur ha nacido en los últimos tres años.

Fuertes amenazas

Estas orcas viven en el Mar de Salish en la costa del suroeste de la Columbia Británica y al noroeste de Washington, donde se encuentran las Islas de San Juan. Hay muchas razones potenciales por las que estas orcas están desapareciendo, y es probable que sea una combinación de varios factores: Sobrepesca de su fuente principal de alimentos, contaminación acústica de la industria y los barcos cercanos, contaminantes dañinos relacionados con el manejo de desechos, contaminantes de compañías como Boeing que están relacionadas con la disminución de las tasas de reproducción y la supresión del sistema inmune que pueden conducir a la enfermedad, e incluso las enfermedades de otras especies. La polución del agua es tan grave en su entorno que las orcas tienen una de las tasas más altas de contaminación de cualquier animal marino.

Para empeorar las cosas, el gobierno canadiense y Kinder Morgan han hecho planes para expandir el Oleoducto Trans Mountain a partir de agosto a pesar de la oposición del Gobernador de Washington Jay Inslee y otros, lo que aumentaría el tráfico petrolero a través del Mar Salish unas siete veces en base a la velocidad actual y, en consecuencia, expone a las orcas a ruidos potencialmente ensordecedores y posibles derrames. Esta expansión aumentará aún más la contaminación acústica en estas aguas y los científicos temen que alterará aún más la ecolocación de las orcas, lo que tendrá un efecto directo en sus pautas de caza, comunicación y, en última instancia, supervivencia.

The New York Times también señala que parques temáticos como SeaWorld secuestraron alrededor de cuatro docenas de orcas en los años 70 y 80, algo que los científicos consideran la causa de la reducción de su reserva genética, por lo que solo unos pocos machos son los padres de las orcas más jóvenes, situación que ha limitado su diversidad genética, factor esencial para la supervivencia evolutiva.

Daño en todo el ecosistema

Brad Hanson, líder del equipo de investigación en el Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste, de la NOAA, declaró con respecto a esta inquietante epidemia: “Es un problema en todo el ecosistema … Las cosas están fuera de control y tenemos que volver a poner a las ballenas en el lugar al que pertenecen, donde puedan sostenerse. Y el tiempo corre”.

Aunque muchos factores parecen estar causando el declive en las poblaciones de orcas del sur, el problema principal sigue siendo la avaricia desmedida del hombre y al desprecio que muchas personas sienten por la Madre Naturaleza. Si nuestro planeta va a sobrevivir, la humanidad debe hacer cambios drásticos inmediatos a los estilos de vida y las pautas de la industria.

Fuente: http://www.onegreenplanet.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.