La administración Biden ha revertido los planes aprobados por Donald Trump para permitir a las empresas perforar en busca de petróleo y gas en el refugio nacional de vida silvestre del Ártico en Alaska, una región remota que alberga osos polares, caribúes entre otras especies amenazadas.

La decisión de suspender las licencias de perforación petrolera sigue a la moratoria temporal sobre las actividades de concesiones de petróleo y gas impuesta por Joe Biden en su primer día en la Casa Blanca, y sirve como una demostración de que aún piensa respetar los compromisos climáticos después de aprobar cientos de solicitudes para perforar en tierras federales en las últimas semanas.

Profunda disputa política

Biden usó su campaña presidencial de 2020 para oponerse a la perforación en el remoto refugio de Alaska de casi 8 millones de hectáreas que las comunidades indígenas Gwich’in consideran sagrado y también es el hogar de osos polares, caribúes, búhos níveos y otros animales salvajes, incluidas las aves migratorias de seis continentes.

La región ha sido durante mucho tiempo un área de profunda disputa política entre los republicanos y la industria petrolera, que durante mucho tiempo han estado tratando de abrir el refugio rico en petróleo, y los demócratas, los grupos ambientalistas y algunas tribus nativas de Alaska que han estado tratando de bloquear las perforaciones desde mediados de la década de 1990.

Pero después de una batalla de décadas, la primera venta de concesiones en el refugio de vida silvestre a principios de este año no logró atraer el interés de los principales actores de la industria petrolera, lo que podría hacer que la decisión de suspender las licencias de perforación petrolera sea una opción más fácil para los funcionarios de Biden, que la semana pasada enfureció a grupos ambientalistas al defender un importante proyecto petrolero en la vertiente norte de Alaska.

Explotación en otras zonas del Ártico

El Departamento de Justicia de EEUU dijo que la decisión del gobierno de Trump de permitir el proyecto en la Reserva Nacional de Petróleo de la ladera norte de Alaska era “razonable y consistente” con la ley y debería permitirse seguir adelante. Agregó que los opositores al proyecto Willow buscaban detener el desarrollo “seleccionando cuidadosamente” los registros de las agencias federales para reclamar violaciones de la ley de revisión ambiental.

La decisión de dar luz verde al proyecto Willow de 78.000 millones de dólares, encabezado por la compañía petrolera Conoco-Phillips, fue fuertemente criticada por los activistas climáticos que afirman que va en contra de las promesas de Biden de abordar el cambio climático. También ha suscitado preocupación por el hecho de que la administración Biden no esté dispuesta a tomar una posición contra los gigantes petroleros estadounidenses.

El Ártico se está calentando tres veces más que el resto del planeta y ConocoPhillips tendrá que recurrir a la instalación de “enfriadores” en el permafrost de Alaska, que se está derritiendo rápidamente debido al calentamiento global, para garantizar que sea lo suficientemente estable como para albergar el equipo de perforaciones.

No hay interés de explotar el refugio de vida silvestre

Por el contrario, es poco probable que la industria petrolera se oponga a la suspensión de la extracción de petróleo en el refugio nacional de vida silvestre del Ártico de Alaska después de que la primera venta de derechos de perforación recaudó menos de $ 15 millones de dos pequeños perforadores de petróleo y no logró atraer el interés de empresas como ExxonMobil, Chevron y ConocoPhillips.

Kristen Miller, directora ejecutiva interina de la Alaska Wilderness League, elogió la suspensión del programa de concesiones del Ártico, que dijo fue el resultado de un proceso legal defectuoso bajo Trump. “La suspensión de estas concesiones es un paso en la dirección correcta, y felicitamos a la administración de Biden por comprometerse con un nuevo análisis del programa que prioriza la ciencia sólida y la consulta tribal adecuada”, dijo.

Se necesitan más acciones, dijo Miller, pidiendo una cancelación permanente de las concesiones y la derogación de la ley de 2017 que obliga a perforar en la llanura costera del refugio. El mandato de perforación se incluyó en un recorte fiscal masivo aprobado por los republicanos del Congreso durante el primer año de Trump en el cargo. Los republicanos dijeron que podría generar un estimado de mil millones de dólares en 10 años, una cifra que los demócratas consideran ridículamente exagerada.

Bernadette Demientieff, directora ejecutiva del comité directivo de la Nación Gwich’in, agradeció al presidente y al secretario del Interior, Deb Haaland, y dijo que los líderes tribales se sienten alentados por el “compromiso de la administración Biden de proteger las tierras sagradas y el estilo de vida Gwich’in”.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.