La administración Biden emitió una regla final que protege 215.000 km2 del Océano Pacífico como hábitat crítico para tres poblaciones de ballenas jorobadas en peligro de extinción. La nueva regulación tiene como objetivo ayudar a proteger a las ballenas migratorias de choques con barcos, enredos en artes de pesca y derrames de petróleo.

La acción fue impulsada por una victoria legal en 2018 por parte del Centro para la Diversidad Biológica, la Fundación Wishtoyo y Turtle Island Restoration Network. Los grupos habían presentado una demanda por la falta federal de designar un hábitat crítico como lo requiere la Ley de Especies en Peligro de Extinción. La demanda llevó a la administración Trump a emitir una regla propuesta en 2019 y la reciente decisión de Biden.

Necesaria protección de hábitat

“Las ballenas jorobadas del Pacífico finalmente obtuvieron la protección del hábitat que habían necesitado durante tanto tiempo. Ahora tenemos que proteger mejor a las ballenas jorobadas de los choques con barcos y el enredo en los aparejos de pesca, sus principales causas de muerte”, dijo Catherine Kilduff, abogada del Centro, en un comunicado. “Para recuperar las poblaciones de la costa oeste de estas majestuosas y juguetonas ballenas, necesitamos límites de velocidad obligatorios para los barcos y la conversión de las pesquerías de trampas mortales de California a artes sin cuerdas”.

El Centro demandó al gobierno federal en enero por no proteger a las ballenas en peligro de extinción de los barcos a alta velocidad que utilizan los puertos de California. La organización también copatrocina la Ley de Prevención del Enredo de Ballenas de California, que requeriría que la pesca comercial del cangrejo Dungeness y de otras especies se conviertan en artes sin cuerdas, también conocidas como equipo “a pedido” o “boya emergente”, para finales de 2025.

Una población de ballenas jorobadas en peligro de extinción que se alimenta frente a la costa de California contiene menos de 800 individuos, lo que los deja vulnerables a las amenazas de los humanos. La nueva regla designa un total de 215.000 km2 para dos poblaciones en peligro, incluida una que está amenazada. La superposición de hábitat significa que se protegerán 398.204 km2 de océano.

Necesitan protección adicional

La regla designa 166.422 km2 de hábitat crítico frente a las costas de California, Oregon y Washington para la población de jorobadas que pasa el invierno en América Central. La población de jorobadas en México recibió protección en el Océano Pacífico Norte, incluido el Mar de Bering y el Golfo de Alaska.

“Hoy es un buen día para las ballenas jorobadas y el océano del que dependen todos los seres vivos”, dijo Todd Steiner, director ejecutivo de Turtle Island Restoration Network. “La designación de esta zona de protección en el océano es algo para celebrar, pero las ballenas, tortugas y delfines aún necesitan protección adicional contra la pesca industrial y las colisiones con barcos para recuperarse y prosperar, por lo que no nos dormiremos en los laureles”.

La protección del hábitat crítico ayudará a salvaguardar las áreas oceánicas esenciales para la migración y la alimentación. La designación garantizará que las actividades permitidas por el gobierno federal no destruyan ni dañen el hábitat importante de las ballenas. La evidencia muestra que las especies amenazadas o en peligro de extinción que han recibido protección en su hábitat crítico tienen el doble de probabilidades de recuperarse que las que no lo tienen.

Fuente: https://worldanimalnews.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.