Las autoridades estadounidenses incautaron 68 leones, tigres, híbridos de león-tigre y un jaguar de un parque de animales de Oklahoma que apareció en la serie de Netflix de 2020 “Tiger King”, informó el jueves el Departamento de Justicia.

En una declaración jurada de más de 50 páginas, los fiscales dijeron que creían que un jaguar, siete leones, 46 tigres y 15 híbridos león-tigre propiedad de Jeffrey Lowe y su esposa, Lauren Lowe, habían sido vendidos, comprados o transportados, lo que sería una violación de la Ley de especies en peligro de extinción (ESA). Esta ley protege a los animales y los somete a incautación.

Maltrato animal

“Existe una causa probable para creer que estos animales continúan siendo lastimados y acosados ​​y, por lo tanto, tomados ilegalmente en violación de la ESA”, dice la declaración jurada.

“Esta incautación debería enviar un mensaje claro de que el Departamento de Justicia se toma muy en serio los presuntos daños a los animales criados en cautiverio protegidos por la Ley de Especies en Peligro”, dijo la Fiscal General Auxiliar Interina Jean Williams de la División de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Departamento de Justicia.

El caso estaba siendo investigado por el Departamento de Agricultura y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre del Departamento del Interior, según el comunicado del Departamento de Justicia. La pareja fue acusada en noviembre de violar la ESA y la Ley de Bienestar Animal en una denuncia civil de 110 páginas. El Departamento de Justicia los había acusado de exhibir a los animales sin licencia y de poner en peligro su salud, informó el New York Times.

Cerrado gracias la presión de los activistas

“Tiger King”, la polémica serie ambientada en el mundo de los zoológicos privados y sus excéntricos propietarios, se convirtió en un fenómeno mundial cuando se emitió en marzo del año pasado. Contaba la historia del extravagante cuidador del zoológico de Oklahoma Joe Exotic, su rivalidad con la rescatista de grandes felinos de Florida Carole Baskin y su encarcelamiento por contratar a un sicario para tratar de matarla.

Lowe, quien se convirtió en el propietario del zoológico privado de grandes felinos que era el centro de la serie, dijo en agosto pasado que estaba cerrando sus puertas de forma permanente, citando la presión de los activistas e instituciones defensoras de los derechos animales.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.