[dropcap]E[/dropcap]cologistas, intelectuales y agrupaciones sociales de Estados Unidos aumentaron esta semana sus acciones contra la instalación del controvertido oleoducto canadiense Keystone XL, ante la introducción de resoluciones en siete territorios para apoyar ese proyecto.

Casi 60 mil personas firmaron una petición de las organizaciones ambientalistas Credo, 350.org, Rainforest Action Network, Bold Nebraska, Tar Sands Blockade, Greenpeace y Friends of the Earth, entre otras, para realizar actos de desobediencia civil en todo el país en rechazo al proyecto.

 photo keystonexl5_zpsbdf6b416.jpg

Un millón de comentarios en contra

El Keystone XL pertenece a la empresa TransCanada y llevaría 830 mil barriles diarios de crudo desde la provincia de Alberta -prolífera en arenas alquitranadas- hasta refinerías ubicadas en Texas con capacidad para depurar el denso bitumen.

Desde principios de este año, congresistas de Mississippi, Michigan, Minnesota, Ohio, Kansas, Missouri e Indiana respaldaron resoluciones en sus respectivas legislaturas a favor de ese plan, valorado en siete mil millones de dólares.

Para contrarrestar esas iniciativas, las agrupaciones sociales se proponen publicar en la web del Departamento de Estado un millón de comentarios alusivos a los daños ocasionados por la producción petrolera en arenas bituminosas.

 photo keystonexl4_zpsdfab963e.jpg

Ya está ocasionando derrames de petróleo

En Internet cada vez circulan más artículos de periodistas independientes y sitios alternativos que urgen al presidente Barack Obama y al jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, a vetar el Keystone de forma definitiva.

Además, Bill Burton -exsecretario de prensa de la Casa Blanca y exjefe del principal comité recaudador de donaciones para la reelección de Obama- creó una coalición nacional para sensibilizar a influyentes líderes del Partido Demócrata y a los electores sobre la necesidad de bloquear el proyecto.

La campaña contra el Keystone cobró más fuerza luego de conocerse de los derrames registrados desde la semana pasada en los estados de Arkansas y Texas, aún incontenibles. Según reportes de prensa, en ambos casos el petróleo llegó a fuentes de agua dulce y afectó la salud de varias personas.

 photo keystonexl7_zps08b162e6.jpg

Elefante blanco

Expertos alertan que la actividad petrolera en arenas alquitranadas es altamente perjudicial para el entorno porque destruye áreas boscosas, consume grandes cantidades de agua dulce, contamina los recursos hidráulicos y genera mucho más dióxido de carbono.

Denuncian, además, que esa actividad tampoco tendrá tantos beneficios económicos como dicen sus promotores, pues anclará la dependencia en los combustibles fósiles. El Senado estadounidense -de mayoría demócrata- apoyó la instalación del Keystone en el plan presupuestario aprobado antes de salir de receso por la Semana Santa.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.