Aproximadamente un tercio de las tortugas marinas aturdidas por el frío que se encontraron a lo largo de la costa de Texas durante el letal congelamiento invernal del mes pasado sobrevivieron luego de un esfuerzo de rescate masivo por parte de expertos y voluntarios que lucharon incluso sin energía en sus instalaciones.

La Red de Salvamento y Varamientos de Tortugas Marinas, una cooperativa de socios federales, estatales y privados coordinada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, dice que de las aproximadamente 13.000 tortugas marinas encontradas, unas 4.300 ya han sido rehabilitadas y liberadas.

Casi 9.000 tortugas fallecieron

El hecho constituyó el evento de aturdimiento por frío más grande para las tortugas marinas registrado en los EEUU desde que se estableció la red en 1980.

Si bien la mayoría de las tortugas marinas encontradas durante la tormenta de invierno ya estaban muertas, las que sobrevivieron no lo hubieran hecho si no fuera por los rescatistas, dijo Barbara Schroeder, coordinadora nacional de tortugas marinas de la NOAA. Dijo que la temperatura del agua y del aire estuvo “demasiado fría durante demasiado tiempo” para que se recuperaran por sí mismas.

“El evento fue tan severo… las temperaturas fueron tan extremas… sí, absolutamente todos habrían muerto”, dijo Schroeder, quien agregó que todavía se está cuidando a un pequeño número de quelonios.

Rescate muy complicado

Cuando las temperaturas bajo cero azotaron la costa durante la tormenta de febrero, científicos, voluntarios e incluso la Guardia Costera de los EEUU se unieron al esfuerzo para rescatar a las tortugas marinas paralizadas en las aguas de la costa.

“Eso sí, mientras traían a todas estas tortugas marinas rescatadas, no teníamos electricidad ni agua, nuestras estaciones de servicio se quedaron sin gasolina”, dijo Wendy Knight, directora ejecutiva de Sea Turtle Inc., una organización sin fines de lucro en Isla del Padre Sur.

Su grupo acogió tantas tortugas marinas, más de 5.300, que tuvieron que empezar a colocarlas en el Centro de Convenciones de la isla. Cuando la temperatura del agua desciende por debajo de los 10ºC, las tortugas marinas se vuelven letárgicas y no pueden nadar. Las temperaturas del oleaje bajaron a los 4ºC esa semana en Isla del Padre Sur.

Delicado proceso de recuperación

Algunos de los quelonios aturdidos por el frío también tenían otros problemas, como infecciones por anzuelos y lesiones causadas por botes, dijo Knight. Casi todas las tortugas marinas rescatadas eran tortugas verdes y una vez rescatadas se calentaron lentamente.

“No se pueden calentar muy, muy rápido. Y algunas de las tortugas que entraron vivas no lo lograron”, dijo Christopher Marshall, director del Centro del Golfo para la Investigación de las Tortugas Marinas, que rescató estos ejemplares en el área de Galveston.

Marshall explicó que luego de ser recuperadas, las tortugas fueron llevadas al Zoológico de Houston para un chequeo y si allí pasaban una prueba de natación, eran devueltas al Golfo. Knight por su parte dijo que fue realizado un día de agradecimiento a los voluntarios y han hecho camisetas para quienes ayudaron a rescatar a las tortugas que dicen: “Sobreviví al gran aturdimiento por frío”.

“Había cientos, tal vez incluso miles, ni siquiera podía adivinar cuántas personas logramos involucrar”, dijo Knight.

Fuente: https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.