Estados Unidos y otros países elevaron sus objetivos para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero en una cumbre climática global organizada por el presidente Joe Biden, un evento destinado a resucitar el liderazgo de Estados Unidos en la lucha contra el calentamiento global.

Biden dio a conocer el objetivo de reducir las emisiones entre un 50% y un 52% con respecto a los niveles de 2005 al comienzo de una cumbre climática de dos días que comenzó este 22 de abril y a la que asistirán virtualmente líderes de 40 países, incluidos los grandes emisores China, India y Rusia.

Una década clave en la toma de decisiones

EEUU, el segundo emisor mundial después de China, busca recuperar el liderazgo mundial en la lucha contra el calentamiento global después de que el expresidente Donald Trump retirara al país de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones. «Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que evitarán las peores consecuencias de la crisis climática», dijo Biden, en la Casa Blanca.

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó el nuevo objetivo de Estados Unidos como «un cambio de juego», ya que otros dos países hicieron nuevos compromisos. El primer ministro Yoshihide Suga, elevó el objetivo de Japón de reducir las emisiones al 46% para 2030, frente al 26% prometido anteriormente. Los ambientalistas querían una promesa de al menos el 50%, mientras que el poderoso lobby empresarial de Japón ha impulsado políticas nacionales que favorecen el carbón.

Mientras tanto, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, elevó la meta de su país a un recorte del 40%, frente al 30% prometido anteriormente. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció su objetivo ambiental más ambicioso hasta el momento, diciendo que el país alcanzaría la neutralidad de emisiones para 2050, 10 años antes que la meta anterior.

“Más objetivos que una competencia de tiro con arco”

La directora de clima de Greenpeace Reino Unido, Kate Blagojevic, dijo por su parte que «la cumbre tenía más objetivos que una competencia de tiro con arco. Los objetivos, por sí solos, no conducirán a recortes de emisiones, eso requiere una política real y dinero. Y ahí es donde el mundo entero todavía está fuera de curso».

La mayoría de los países no ofrecieron nuevos objetivos de emisiones. El presidente chino, Xi Jinping, dijo que China espera que sus emisiones de carbono alcancen su punto máximo antes de 2030 y que el país alcanzará emisiones netas cero para 2060. Xi dijo que China reducirá gradualmente su uso de carbón de 2025 a 2030. China, líder en la producción de tecnología para energía renovable como paneles solares, quema grandes cantidades de carbón para generar electricidad.

El presidente ruso, Vladimir Putin, propuso dar un trato preferencial a la inversión extranjera en proyectos de energía limpia, pero también hizo una aparente referencia a que EEUU es históricamente el principal contaminador de gases de efecto invernadero del mundo. «No es ningún secreto que las condiciones que facilitaron el calentamiento global y los problemas asociados se remontan a mucho tiempo atrás», dijo Putin.

Un hito en el plan climático de EEUU

El objetivo climático de EEUU marca un hito en el plan más amplio de Biden para descarbonizar la economía de su país por completo para 2050, una agenda que, según él, puede crear millones de empleos bien pagados, pero que muchos republicanos dicen que dañará la economía.

Se espera que los recortes de emisiones de EEUU provengan de plantas de energía, automóviles y otros sectores de la economía. Los objetivos específicos del sector se establecerán a finales de este año. Las nuevas metas de EEUU casi duplican la promesa del ex presidente Barack Obama de reducir las emisiones entre un 26% y un 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025.

La forma en que Washington pretende alcanzar sus objetivos climáticos será crucial para cimentar la credibilidad de EEUU sobre el calentamiento global, en medio de las preocupaciones internacionales de que el compromiso de este país con una economía de energía limpia puede cambiar drásticamente de una administración a la siguiente.

Medidas que podrían chocar con intereses de poderosos lobbys

El plan de infraestructura de $2.3 billones de Biden recientemente presentado contiene numerosas medidas que podrían generar algunos de los recortes de emisiones necesarios en esta década, incluido un estándar de energía limpia para lograr emisiones netas cero en el sector eléctrico para 2035 y medidas para electrificar la flota de vehículos. Pero las medidas deben ser aprobadas por el Congreso antes de convertirse en realidad.

El Instituto Estadounidense del Petróleo, el principal grupo de presión de petróleo y gas de EEUU, acogió con cautela la promesa de Biden, pero dijo que debe incluir políticas que incluyan un precio sobre el carbono, que es difícil de vender entre algunos legisladores.

La cumbre es la primera de una serie de reuniones de líderes mundiales, incluidos el G7 y el G20, antes de las conversaciones climáticas anuales de la ONU en noviembre en Escocia. Eso sirve como fecha límite para que casi 200 países actualicen sus compromisos climáticos bajo el acuerdo de París, un pacto internacional establecido en 2015. Los líderes de las pequeñas naciones insulares vulnerables al aumento del nivel del mar, como Antigua y Barbuda y las Islas Marshall, también hablaron en la cumbre.

“El mundo se unió”

Los líderes mundiales tienen como objetivo limitar el calentamiento global a 1.5ºC por encima de los niveles preindustriales, un umbral que, según los científicos, puede prevenir los peores impactos del cambio climático.

Un funcionario de la administración de Biden dijo que con el nuevo objetivo de EEUU, los compromisos mejorados de Japón y Canadá, y los nuevos compromisos de la Unión Europea y Gran Bretaña, los países que representan más de la mitad de la economía mundial ahora estaban centrados en reducciones concretas que pueden lograr el objetivo de 1,5 grados centígrados.

Los líderes europeos, incluida la canciller alemana, Angela Merkel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, expresaron su satisfacción por el hecho de que EEUU haya vuelto a la lucha climática. «En mi opinión, la importancia de este día es que el mundo se unió», dijo el enviado de Biden para el clima, John Kerry, a los periodistas en la Casa Blanca.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.